Aval Canarias, al igual que todas las SGR de España, está sujeta al control y supervisión del Banco de España. / C7

Aval Canarias cerrará 2021 con beneficios y logra su mejor año desde que se creó

En este ejercicio ha prestado apoyo financiero a 600 pymes y evitado su quiebra y la pérdida de casi 4.000 empleos. Además reduce cinco puntos su morosidad. La sociedad deja atrás la polémica e inicia una nueva etapa con vocación regional

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

La Sociedad de Garantías y Avales de Canarias, Aval Canarias, cerrará el año 2021 en positivo por primera vez desde su constitución (fruto de la fusión de Sogapye y Sogarte) en 2015.

Según prevé el presidente de esta sociedad, en la que participan empresarios privados y administraciones públicas, Andrés Calvo, Aval Canarias cerrará este año con un beneficio superior a los 250.000 euros. Aunque la cifra no es astronómica, se trata del primer cierre positivo de esta sociedad que acabó el 2020 con un agujero de -50.000 euros.

Además de cerrar en positivo, la sociedad ha conseguido este año reducir cinco puntos su morosidad. La tasa de mora sigue en niveles elevados: se sitúa en el 15%, pero se venía de tasas superiores al 20%. «Estamos lejos de la media de las SGR del resto del país, que están en el 6,5%, pero el objetivo es seguir recortando para alcanzarlas», indica Calvo, que destaca el trabajo que ha realizado el nuevo director David Nin y las 14 persona que trabajan junto a él. «Todo el mérito es de ellos», manifiesta.

Más allá de las cifras de balance de la sociedad, hay que destacar el papel que han jugado Aval Canarias en la economía canaria. tras lograr salvar de la quiebra a unas 600 pymes, a las que han apoyado mediante un aval cuando ninguna entidad financiera las quería dar un crédito. Tras ellas hay casi 4.000 empleos que siguen activos.

400 de estas pymes y autónomos se beneficiaron de la Línea Covid de unos 20 millones de euros creada por Aval Canarias y 200 eran ya clientas, con los que se renegociaron las condiciones para facilitar su supervivencia. «Las 400 de la Línea Covid eran empresas cuyas peticiones habían sido rechazadas por un banco y eran susceptibles de un crédito ICO. Las ayudamos, han pasado el bache y siguen funcionando», indica Calvo. Hay algunas que incluso han cancelado ya las operaciones porque su situación ha mejorado de forma sustancial y ya no requieren del apoyo de Aval Canarias.

Los datos mejoran este año respecto a 2020 y también respecto a 2019, antes de la covid.

Según los datos de la sociedad, Aval Canarias ha realizado un 47% más de operaciones, lo que la convierte en la quinta SGR con más crecimiento del Estado. Por encima incluso del sector, que repuntó un 36%.

Los buenos datos le han llevado a crecer dos puntos en el ranking nacional de la SGR. Actualmente ocupa el 12 y el objetivo es llegar al 9, el lugar que le corresponde por tamaño de la economía canaria.

La sociedad ha recibido del Gobierno de Canarias 7,5 millones de euros y dos más cada uno de los cabildos de Fuerteventura, Gran Canaria y Tenerife. El resto de cabildos participa pero sin aportación económica. Con esos 13,5 millones de euros, el efecto multiplicador de Aval Canarias en la banca es de 85 millones.

Adiós al pleito insular en la sociedad que afronta nueva etapa

La fusión de las dos sociedades de avales de Canarias -Sogapyme en Las Palmas y Sogarte, en Santa Cruz de Tenerife- y la constitución de una sola: Aval Canarias en el año 2015 estuvo rodeada de polémica. La operación, que estuvo comandada por el Gobierno de Canarias -gobernado entonces por CC- y en concreto por personas de Tenerife, buscó en todo momento dejar fuera del control de la sociedad a Gran Canaria. Hay que recordar que las SGR son potentes instrumentos de financiación a través de los avales. Entonces, algunos vieron la posibilidad de seguir avalando proyectos a su antojo, una vez desaparecidas las cajas de ahorro. Para conseguirlo los miembros del Gobierno que se sentaban en el consejo de administración lograron colocar como directora de Aval Canarias a María Gracia Zamorano, que era la directora de Sogarte, en lugar de optar por el responsable de Sogapyme, David Nin, cuyos números y gestión lo avalaban. Los representantes de Gran Canaria se dieron de baja y el malestar se ha mantenido hasta hace poco. Este año Aval Canarias logró pactar la salida de María Gracia Zamorano y convertir a Nin en el nuevo director. Desde entonces, la sociedad, integrada por representantes de las dos provincias, camina con un nuevo espíritu de consenso y visión regional que está arrojando muy buenos resultados.

La sociedad activa una línea de apoyo a emprendedores

Aval Canarias ha puesto en marcha una línea de apoyo a los emprendedores dotada de 85 millones de euros y dirigida a todas aquellas personas que tienen un buen plan de negocio pero carecen de los recursos necesarios para ponerlo en marcha.

Como explica el presidente de Aval Canarias, Andrés Calvo, esta línea se ha ideado ante el volumen de jóvenes que no tienen trabajo actualmente pero, sin embargo, tienen «buenas» ideas de negocio y que son susceptibles de apoyo financiero. También se ha tenido en cuenta a las personas de más edad que han perdido su empleo y que, al igual que el colectivo mencionado anteriormente, tienen experiencia e ideas para desarrollar un negocio. «La única garantía que se pide es un buen plan de negocio», indica Calvo.

El apoyo va incluso más allá, ya que si se detecta que un plan de negocio es factible pero el proyecto no está bien planteado se redirige a las cámaras de comercio o a las patronales «para que limen ese plan» y pueda pasar el filtro de Aval Canarias.

Calvo reconoce que un porcentaje de los proyectos serán «fallidos» pero, como apunta, con que el 50% de los proyectos salga adelante el efecto multiplicador será elevado. «Son empresas nuevas y personas que salen del paro», indica Calvo, que recalca que Aval Canarias ha sido la primera sociedad de avales de España que ha puesto en marcha una línea de apoyo de estas características y detrás han venido otras. Incluso la Comisión Europea ha puesto en marcha un proyecto de apoyo financiero a emprendedores.

Desde que se activó la línea el 1 de octubre y después de aprobarse en el consejo de administración del 22 de septiembre, Aval Canarias ha recibido ya numerosas solicitudes. En un solo mes ha autorizado 400.000 euros y tiene en estudio peticiones por otros 2,1 millones de euros.

Calvo destaca el ejemplo que es Aval Canarias como organismo de colaboración público-privada. Y es que, aunque el dinero lo ponen fundalmentalmente las administraciones ,en su consejo de administración se sientan representantes empresariales y el sector público y las decisiones se adoptan entre todos. «Las relaciones son buenas, se valora todo y está funcionando muy bien», indica. El consejo de administración está hoy constituido por once miembros. El presidente es el representante de la CEOE de Tenerife, Andrés Calvo. El vicepresidente es José Julián Isturitz, que está en representación del Gobierno de Canarias. Por parte del Ejecutivo regional se sientan también Laureano Pérez y Dunia González, ambos vocales. Además hay un independiente, Germán Blanco. Del Cabildo de Gran Canaria está Pedro Justo Brito y por el de Tenerife, Liskel Álvarez Domínguez. De la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García y después hay tres representantes empresariales: Ignacio Sabaté, Juan Antonio López de Vergara y Carmen Martinón.