Sede del BCE. / efe

La banca reordena su oferta hipotecaria para aprovechar la recuperación del euríbor

El indicador vuelve a terreno negativo en tasa diaria, pero las entidades trabajan con que cerrará el año superando con holgura el 0%

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

Se acabó la fiesta de las hipotecas fijas. O, al menos, no se celebrará con tanta intensidad como hasta ahora. La reciente recuperación del euríbor ante la perspectiva de una pronta subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) supone un pequeño disgusto para los hipotecados, pero también todo un alivio para la banca.

El sector lleva seis años luchando con unos tipos negativos que han impedido que estos préstamos ligados a la evolución del euríbor puedan ser rentables. Por eso, las hipotecas a tipo fijo han dominado la oferta de las entidades en los últimos tiempos, llegando a representar ya el 70,4% de los nuevos préstamos firmados -máximos nunca vistos- frente al 29,6% de las variables, según los últimos datos públicos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Ante la previsión de empezar a ganar dinero con las variables, más de una decena de bancos han cambiado ya su oferta hipotecaria, según refleja el comparador financiero HelpMyCash. Y la tendencia es clara observando la evolución de los intereses aplicados a los préstamos: se abaratan algo los ligados al euríbor para hacerlos más atractivos y se encarecen los tipos fijos.

Entidades como BBVA y Bankinter ya hicieron los primeros movimientos el pasado febrero, elevando sus ofertas a tipo fijo y abaratando los tipos iniciales y los diferenciales de las variables. Por ejemplo, Bankinter redujo el tipo fijo de salida del 1,99% al 1,2% y el diferencial al 0,85%.

Nuevo escaparate

La tendencia es común en todo el sector. Otras como ING, Ibercaja o Santander también han seguido estos pasos modificando su escaparate. La idea es devolver al cliente a este tipo de préstamos con la previsión de que el alza del euríbor permita beneficios en el medio plazo. Y es que muchas entidades trabajan ya sus previsiones bajo un escenario en el que el indicador cerrará en positivo este año.

Los analistas de Bankinter creen que se colocará en el 0,4% antes de que termine 2022. Algo más prudentes se muestran desde CaixaBank Research. El nuevo cuadro macro que mantiene el servicio de estudios de la entidad sitúa al euríbor a 12 meses en el 0,13% en 2022 y cerca del 0,9% el próximo año. Las últimas estimaciones de Funcas apuntan a que el BCE comenzará a subir los tipos de interés antes de que acabe el año con varias subidas más a lo largo de 2023, «de modo que el euríbor a un año se situará en positivo a lo largo de la segunda mitad de este año».

La referencia tocó el martes el terreno positivo en tasa diaria (0,005%) por primera vez desde 2016. Y aunque el miércoles volvió a tasas negativas en su cotización diaria (-0,014%), la tendencia es sin duda alcista.

En poco más de tres meses y medio ha escalado medio punto desde el -0,502% en el que despidió 2021, con un mayor impulso desde el estallido de la guerra en Ucrania, cuando su cotización rondaba el -0,323% (24 de febrero).

Solo la subida del 28% experimentada en marzo ya provocó que, para una hipoteca variable de 150.000 euros a 30 años firmada a euríbor más 0,99%, la cuota mensual se encareciera en algo más de 15 euros respecto a lo que se pagaba en marzo de 2021, hasta los 464 euros. Es decir, unos 180 euros de subida al año.

Los expertos recuerdan, no obstante, que habrá que esperar al cierre de abril para comprobar cuánto se encarecen los préstamos que se revisen de forma anual. Hay que recordar que la media del periodo sigue en negativo (-0,057%), con lo que encontrar hipotecas a tipo fijo baratas, aunque no tanto como hace unos meses, todavía es una opción para los consumidores.