La crisis obligará a 300.000 autónomos a echar el cierre

Uno de cada seis mantiene su negocio sin actividad ninguna desde el pasado marzo y más del 50% asegura que, pese a estar abiertos, su actividad ha caído a la mitad, según un informe de ATA

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

La situación económica de muchos negocios se agrava después de once meses de pandemia y se hace ya insostenible para cerca de 300.000 autónomos, que se verán abocados a cerrar definitivamente a raíz de esta crisis. Esta es una de las conclusiones que se extraen de un nuevo barómetro publicado hoy por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). No es de extrañar si se tiene en cuenta que unos 565.000 trabajadores por cuenta propia, lo que supone uno de cada seis, lleva todo este periodo de tiempo –prácticamente un año– con sus actividades paralizadas, mientras que más del 50% asegura que, pese a estar abiertos, su actividad ha caído a la mitad. Esto se debe también a que la tercera ola ha provocado que dos de cada tres autónomos, un 68%, tengan todavía a día de hoy algún tipo de restricciones en su negocio.

Por el contrario, solo el 23,7% de los encuestados asegura que está abierto y funcionando con total normalidad y un 1,3% admite que le va incluso mejor que antes de la pandemia.

El impacto en sus cuentas es brutal y prácticamente generalizado. Un 81,2% de los emprendedores afirma que la facturación de su negocio se ha visto reducida respecto a la del año anterior y para el 61,8% de ellos, dos millones de personas, la caída ha sido superior al 60%. Incluso un 14% sostiene que no está ingresando nada.

Esta importante caída de ventas ha supuesto una pérdida de más de 70.000 millones de euros desde el pasado mes de marzo, es decir, durante estos once meses de pandemia, según las estimaciones realizadas por ATA. Más concretamente, un millón de autónomos, tres de cada diez, sostiene que sus pérdidas son superiores a 30.000 euros, situación en la que se encuentran principalmente el sector de los eventos, ocio (ocio infantil, nocturno, cultura y espectáculos) y, en menor medida pero un número importante, el comercio. Pero además hay dos millones, el 62,2% del total, que ha visto caer su facturación durante esta pandemia en 15.000 euros o más.

Del barómetro también se desprende también que casi el 25% de los trabajadores por cuenta propia, cerca de medio millón de personas, va a solicitar el cese de actividad puesto en marcha en febrero, mientras que cerca de un 63% dice que no.

«Llevamos once meses realmente complicados, viviendo una pandemia nunca vista hasta el momento. 2020 ha sido un año horrible para miles de autónomos, que han tenido que reducir sus plantillas, tener pérdidas de las cuales no saben si se van a recuperar y en ocasiones tener que echar el cierre en la ruina más absoluta», se lamentó Lorenzo Amor, presidente de ATA, que pidió un plan urgente de medidas económicas que establezca ayudas directas, un plan de emergencia que permita a los autónomos enfrentarse a los próximos meses, amortiguar la caída de la actividad y evitar el cierre de empresas.

Más financiación

De hecho, medio millón de autónomos necesitan financiación en este momento y prevén solicitarla a lo largo del año, según la encuesta realizada. Además, uno de cada tres ha pedido ya algún tipo de financiación desde que comenzó la pandemia.

Mayor acogida han tenido los ERTE, herramienta que han aplicado un 40% del colectivo, ya sea para toda o parte de su plantilla. Y es más, un 40% no sabe si podrá reincorporar a todos sus trabajadores. Igualmente, el 12,3% de los autónomos con trabajadores a su cargo, en torno a 200.000, señala que se ha visto obligado a despedir.

Por el contrario, más de 500.000 autónomos afirman que, pese a toda la situación, han mantenido al 100% de su plantilla.

Temas

Paro