Casi 1,1 millones de autónomos tiene unos ingresos inferiores al salario mínimo

Son un tercio del colectivo, que pagará una cuota igual o menor que ahora con el nuevo sistema que propone el Gobierno

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

El nuevo sistema de cotización para los autónomos que pretende implantar el Gobierno beneficiará a cerca de 1,1 millones de autónomos si prospera la propuesta que hay ahora encima de la mesa. Así se extrae del dato aportado este viernes por la organización de autónomos UPTA, que en un informe publicado revela que casi 1,1 millones de trabajadores por cuenta propia tiene unos rendimientos netos por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), es decir, inferiores a los 13.510 euros anuales.

Supone esto que casi un tercio del colectivo pagará unas cuotas menores o al menos iguales que las actuales cuando se ponga en marcha el nuevo RETA y además ellos serán los que puedan acogerse a la 'tarifa plana', que el ministro José Luis Escrivá quiere limitar en el nuevo modelo a quienes ganen menos del SMI y subir su cotización mínima de 60 a 70 euros.

El sistema que propone Seguridad Social para que los autónomos coticen según los ingresos reales consta de 13 tramos en función de los rendimientos netos que obtengan. En los dos primeros tramos se encuadrarían los emprendedores que ganen menos de 900 euros al mes, para los que la cuota a pagar se iría reduciendo progresivamente hasta situarse en los 184 euros en 2031 para quienes estén por debajo de los 600 euros mensuales y los 245 euros para quienes ingresen entre 600 y 900 euros. Este colectivo, por tanto, será el que experimente una rebaja en su cuota cuando entre en vigor el nuevo sistema, puesto que la cotización mínima actual son 294 euros, cuantía que se mantendrá para quienes tengan unos rendimientos netos entre los 900 y los 1.125,9 euros al mes.

Por el contrario, los autónomos que se sitúen en los diez tramos restantes, dos terceras partes (más de 2,2 millones), tendrán que abonar a la SeguridadSocial una mayor cuota, que oscilará en 2031 –cuando esté totalmente implantado– entre los 352 euros y los 1.297 euros.

En la actualidad el 85,8% de los autónomos españoles cotizan por la base mínina, que se sitúa en los 960,6 euros mensuales. Esta baja cotización tiene su impacto en la jubilación: un autónomo cobra una pensión media de 829 euros, 416 euros menos que un asalariado, que ingresa 1.245 euros.

El informe de UPTAconstata además que los trabajadores por cuenta propia mayores de 55 años se han incrementado en el último año en casi 15.000 personas, hasta un total de 585.774.

«Los datos estadísticos del colectivo son concluyentes: nos encontramos ante un colectivo cada vez más envejecido con pensiones bajísimas. Si no se corrige esta situación con la modificación del sistema de cotización, seguiremos con los mismos problemas que llevamos padeciendo a lo largo de los últimos treinta años», denunció el presidente de UPTA, Eduardo Abad.