Javier Déniz, ayer frente a sus dos camiones. El alza del gasoil le ha obligado a prescindir de dos trabajadores y trabajar el solo los vehículos. Así todo no llega. / Juan Carlos alonso

«El aumento del gasoil provoca que no llegues aunque estés trabajando 14 horas al día»

Javier Déniz, transportista de Arucas con dos camiones, lamenta que en este país no se apoye a los autónomos y a todos aquellos «que se levantan cada día a las seis de la mañana para tirar del carro». Afirma que él sigue porque su familia tiene que comer pero aboga por ir a la huelga si no hay medidas

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

J avier Déniz empezó con 21 años a trabajar y hoy, con 35, cuenta con dos camiones, un vehículo grúa y otro con cubeta, con los que presta servicio en obras de construcción. El aumento del trabajo de su empresa -Transportes Javier Déniz- le llevó a contratar hace tiempo a dos asalariados a los que, sin embargo, tuvo que despedir el pasado 28 de febrero ante la imposibilidad de pagar sus sueldos por la fuerte subida de los costes y sobre todo del gasoil. Desde entonces se dedica él solo a los camiones, echando más de 14 horas al día, y «al final para nada» porque, como apunta, «con la subida del carburante es imposible llegar». Déniz tira para adelante porque tiene una familia a la que dar de comer pero es partidario de parar e ir a la huelga. «Ahora estamos en situación de minimizar pérdidas. Tener la flota parada cuesta dinero pero tenerla trabajando también. Hay que ver cuál de las dos cifras es menor para decidirlo», indica. Por ahora ya ha prescindido de dos trabajadores y confía en una solución al sector para no dejarlo todo.

Como apunta, el sector del transporte es muy duro porque «sabes la hora a la que empiezas a trabajar pero no cuando terminas» y además la ganancia es escasa cuando no se convierte en pérdida por una subida de los costes, como está sucediendo ahora.

Según reconoce, si volviera a nacer no se metería en un sector «tan precario» y tan difícil. Como explica, el transporte es un sector muy castigado en Canarias, donde tradicionalmente debido al colapso de tráfico y los tiempos de espera en los puertos, la rentabilidad es escasa. «Son necesarias más horas para hacer los mismos transportes y nosotros cobramos por transporte. Si el trabajador no lo hace en ocho horas si no en 12 hay que pagar esas horas extra y ya no da», indica Déniz, que explica que este es el motivo por el que el 80% de las personas que trabajan en el sector son autónomos. «Es el único que puede sobrevivir, el único que puede trabajar 14 horas al día para llevar un sueldo a su casa», explica este camionero que apunta, que hoy, con la subida del gasoil «ni trabajando esas horas se llega». Según explica, los transportistas «malviven» pero llevan a su casa algo de dinero, sean 500, 800 ó 1.000 euros. «La situación es insostenible», agrega Déniz, que forma parte de la Asociación de Transportistas de Canarias (Astracan), que aglutina a autónomos y pequeños empresarios, y de la cooperativa de transportistas Unión de Transcamiones.

A los costes laborales, que también han subido, se ha unido ahora el alza de los gastos de mantenimiento de los vehículos en talleres, neumáticos, revisiones... «En este mundo si quieres cumplir la ley y hacer las cosas bien pierdes. O incumples o vas a pérdidas», asegura. La tormenta perfecta se completa ahora con el fuerte alza de los carburantes que obligan al sector a parar. «Cuando llega el momento en el que cuanto más trabajas más pierdes como está pasando ahora hay que parar», apunta Déniz, que resalta como curiosidad que el sector tiene que parar no porque no tenga trabajo sino por un exceso que dispara los costes y lo convierte en «deficitario».

Según indica, un camión puede facturar al mes 5.000 euros, de los que más de 2.000 son costes laborales; otros 1.000 euros se van al gasoil y otro tanto a los gastos del vehículo (neumáticos, repuestos, revisiones, reparaciones...) «¿Qué deja al dueño?», se pregunta Déniz, que asegura que «los transportistas autónomos se han convertido en empresarios pobres».

Déniz critica la falta de apoyo que tiene el sector del transporte y los autónomos en general en este país. «El Gobierno tiene que buscar maneras. En este país no se está apoyando al emprendedor, a las personas que como yo se levantan cada día a las seis de la mañana para tirar del carro. Estamos abandonados«, apunta este transportista que considera que el combustible no puede ser la forma de recaudar impuestos. »Es la más fácil pero hay que buscar alternativas porque esto nos está matando«, indica. Subir las tarifas no es la solución, como explica este camionero, porque el mercado no tiene capacidad y además hay mucha competencia.