Aluvión de proyectos para hacerse con el nuevo cupo eólico

22/01/2019

Decenas de promotores presentan planes para ejecutar los 180 megavatios convocados y que cuentan con una subvención de 80 millones de euros. El sector augura un empujón de la eólica ya que prevén que habrá inversores que decidan desarrollar sus parques aunque no obtengan ayuda

Las Palmas de Gran Canaria

Decenas de inversores se han lanzado a participar en en el nuevo cupo eólico convocado por el Ministerio para la Transición Energética para Canarias y por el que se prevé instalar en las islas al menos una potencia de 180 megavatios (MW). Según fuentes del Gobierno de Canarias, los proyectos que previamente se han presentado ante el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y que ya se están tramitando en la Consejería de Industria del Gobierno de Canarias «sobrepasan» los 180 MW de potencia convocada.

Este aluvión de solicitudes se han presentado en menos de 20 días días, desde el 2 de enero que arrancó el plazo, y aún quedan por delante casi tres meses meses para que concluya. Desde el Gobierno reconocen «cierta sorpresa» por el elevado número de solicitudes presentadas hasta la fecha. «Va a haber mucha más demanda que oferta», indicó el consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, Pedro Ortega, quien estima que los 180 MW que se instalarán se traducirán en un 5% más de penetración de las renovables en las islas.

El interés suscitado entre los inversores responde, en gran medida, al volumen de ayudas con el que cuenta esta convocatoria y que ascienden a 80 millones de euros, cofinanciados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder). La ayuda es inicial y no ligada a la producción eléctrica como ocurría con la convocatoria de 2015.

Si bien, a la hora de seleccionar los distintos proyectos tendrán más puntos aquellos que pidan menor subvención, entre otros aspectos. También influirá la ubicación de los molinos y la cantidad de recurso eólico previsto en la zona así como la inversión del proyecto. La fecha de entrada en el registro de cada proyecto pesará en caso de empate de puntuación entre dos propuestas que superen el resto de requisitos. El buen momento en el que se encuentra la retribución a las renovables, que a lo largo de enero ha llegado a los 70 euros el megavatihora, puede haber sido otro de los factores que ha animado a los promotores eólicos aunque el retorno a la inversión de este tipo de proyectos es de 25 años. «Estamos en un momento dulce, aunque nadie hace una inversión tan elevada por el ahora. Hay que verlo a largo plazo», indica Rafael Martell, presidente de la Asociación Eólica de Canarias (Aeolican).

El consejero de Industria aseguró que en este cupo no ocurrirá lo mismo que con los 426 megavatios de la convocatoria de 2015, cuando más del 25% de la potencia -más de 100 MW- no pudieron construirse porque lo molinos se proyectaron en zonas de seguridad aeronáutica y chocaron con el no de Aena. «Está todo previsto. En esta ocasión no sucederá lo mismo», manifestó.

Los dos cupos convocados desde 2015 han permitido elevar la potencia eólica instalada en la islas hasta los 417,6 megavatios (MW). En estos tres años los parques eólicos han aumentado en 32, hasta los 85. En el conjunto de 2018 estos parques generaron 620.571 megavatios a la hora (MWh), lo que supone un aumento de casi el 60%. Hace cuatro años, en 2014, antes de que se instalaran los molinos del cupo de 2015, la eólica producía 389.529 MWh.

El sector considera que el nuevo cupo será un «revulsivo» a las renovables

El presidente de la Asociación Eólica de Canarias (Aeolican), Rafael Martell, asegura que el sector está «muy expectante» con este segundo cupo eólico porque, según señala, servirá para dar un empujón importante al desarrollo de las renovables en el archipiélago. Según indica, el interés suscitado por la subasta hace prever que no solo se instalen los 180 megavatios (MW) convocados y que son objeto de subvención. Desde Aeolican se prevé que más de un promotor privado que queda fuera de la ayuda pública desarrolle su proyecto con autofinanciación.

«Este cupo va a ser un revulsivo. Nos impulsa y hará crecer el parque eólico. Al ser más esto conllevará un abaratamiento de los costes, como los de mantenimiento. Es muy bueno para todos, para los que estén, para los que lleguen y para los que estaban», indica Martell.

Como explica, uno de los principales problemas que había en las islas para el desarrollo de las renovables y que era la escasez de puntos de enganche para verter la energía de los molinos a la red «ya está arreglado» tras las inversiones realizadas por REE. «El desarollo de las renovables ya no tiene obstáculos en Canarias. El único límite que hay es la demanda de cada isla», indica Martell, quien asegura que aún queda camino para llegar a eso.

«Cuando lleguemos a ese límite de que ya no entra más en el sistema habrá que hacer modificaciones y repensar el sistema eléctrico canario y las posibilidades de almacenamiento pero por ahora la única preocupación es que se instale más potencia», dijo.

Del total de la energía generada en Canarias durante 2018, tan solo un 7% procedió del viento, según los últimos datos de REE. Si además de la eólica tenemos en cuenta el resto de las energías limpias -como la fotovoltaica y la hidráulica-, la aportación de las renovables al sistema eléctrico de Canarias ascendió el pasado año al 10,5 (con casi un millón de MWh). El 89,5% de la energía producida en 2018 procedió de fuentes más contaminantes: el 34,5% del ciclo combinado; el 27,8% de la turbina de vapor y el 24% se generó con motores diésel.