Alemania prepara el rescate financiero del consorcio energético Uniper

La amenaza de corte del suministro de gas ruso obliga a Berlín a actuar de urgencia

JUAN CARLOS BARRENA Corresponsal. Berlín

El gobierno federal está preparando el rescate esta misma semana del consorcio energético Uniper, el mayor suministrador de gas natural de Alemania, que se encuentra amenazado de insolvencia por la crisis desatada tras la invasión de Ucrania por Rusia. Varios medios alemanes revelan este lunes que el ejecutivo de Berlín está preparando la base legal para intervenir a favor del grupo con sede en Düsseldorf, pero también de otras empresas energéticas germanas en apuros, y garantizar su solvencia mediante la concesión de créditos o avales y llegado el caso con la participación directa al adquirir parte de sus acciones. La medida tiene carácter urgente ante la amenaza inminente de un corte total del suministro de gas de Rusia a Alemania. El próximo 11 de julio se llevará a cabo una operación de mantenimiento rutinario del gasoducto Nord Stream 1, que lleva a través del Báltico la mayor parte del gas ruso que consume este país. Berlín teme que Moscú aproveche esa revisión para cortar definitivamente el suministro a Alemania, lo que conduciría a la ruina a Uniper y otras empresas del sector.

La operación de rescate diseñada por el gobierno del canciller federal, el socialdemócrata Olaf Scholz, es similar al Fondo de Estabilidad Económica creado durante la pandemia de coronavirus para evitar el colapso financiero de grandes empresas como la aerolínea alemana Lufthansa. La compañía aérea recibió entonces ayudas del estado por valor de 9.000 millones de euros para evitar su quiebra. Berlín, que operó de igual manera con otros consorcios amenazados por la pandemia, asumió entonces parte del capital de Lufthansa. Medios alemanes destacan que tras la llamada «Lex Lufthansa» de marzo de 2020, el Bundestag aprobará este viernes en su última sesión ordinaria antes de las vacaciones estivales la que califica ya de «Lex Uniper», que podría ser aprobada este mismo martes por el consejo de ministros y seguidamente por el parlamento federal antes del fin de semana. Se trata de un artículo con »facilidades para la ejecución de medidas de estabilización» que complementaría la Ley de Garantías Energéticas. De no lograrse llevarlo adelante esta semana, el Bundestag tendría que celebrar una sesión extraordinaria durante las vacaciones.

Uniper se encuentra actualmente en serios apuros financieros. El mayor importador alemán de gas ruso tiene que cubrir actualmente sus necesidades a través de suministradores de otros países a precios mucho más elevados. El grupo está obligado a cumplir con contratos de suministro a empresas energéticas municipales o grandes consorcios industriales firmados a largo plazo antes de la guerra de Ucrania y en condiciones mucho más favorables que las actuales. El consorcio energético tiene que aportar a diario cantidades millonarias de dos dígitos y su liquidez se está agotando. Una insolvencia de Uniper u otros grandes importadores provocaría una reacción en cadena fatal en los mercados energéticos de Alemania y Europa. El ministro federal de Economía y Energía, el verde Robert Habeck, ha comparado esa posibilidad con la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers que desató la crisis financiera mundial de 2008. Si Uniper deja de suministrar, fallarían inmediatamente todas las empresas dependientes de la misma y acabaría suspendiéndose el suministro de gas a la industria y los hogares privados. Berlín es consciente de que no puede permitirlo.

La iniciativa de Habeck contempla que todos los consorcios energéticos alemanes puedan cubrirse bajo un paraguas de seguridad financiera del estado alemán. Las empresas interesadas deberán solicitarlo ante el ministerio federal de Economía y Energía, que «es la autoridad competente para la negociación de medidas estabilizadoras», según reza el proyecto de ley. Este contempla que la pública Sociedad Crediticia para la Reconstrucción aporte el capital necesario, como sucedió ya durante la pandemia de coronavirus. El paraguas de rescate para los consorcios energéticos alemanes estará en funcionamiento inicialmente hasta finales de 2027, según los planes de Habeck. El artículo tiene como fin afrontar la crisis aguda de los mercados de gas, aunque en el ministerio germano competente se considera que esa medida no será suficiente para hacer frente a la continua escalada de precios del gas natural y la energía en general.

Por ese motivo el ejecutivo alemán prepara también un mecanismo compensatorio con el que los crecientes costes del gas se repartan entre la industria y los consumidores. Para ello, el organismo continental Trading Hub Europe, la unión de las grandes empresas de redes, deberá poner fondos a disposición de mayoristas de gas como Uniper para que pueda seguir adquiriendo materia prima a precios más elevados en los mercados internacionales. Esto se refinanciaría mediante mayores tasas de redes que todos los clientes deberían abonar a sus empresas de gas. De hecho, la medida supondría la socialización de las pérdidas de Uniper y las demás empresas del sector afectadas. El principio de solidaridad es necesario, ya que las empresas suministradoras de gas y sus clientes se ven afectados de diferente manera por los saltos de precios en los mercados. Aquellos que compran hasta ahora en Noruega u Holanda se encuentran en mejor situación que quienes, como Uniper, adquieren mayoritariamente el gas en Rusia.

Mientras tanto, el canciller federal Olaf Scholz, ha advertido a los ciudadanos de este país de que la crisis actual será larga y de que la inflación continuará tiempo siendo elevada. «La crisis actual no se verá superada en unos meses», dijo Scholz antes de comenzar esta tarde en su oficina una reunión extraordinaria, bautizada como «acción concertada», con representantes de la patronal y sindicatos, así como expertos económicos y científicos, para estudiar medidas para combatir la inflación. La guerra de Rusia en Ucrania y las alteraciones en las cadenas de suministros por la pandemia de coronavirus son responsables de la alta inseguridad. «Debemos hacernos a la idea de que esta situación no va a cambiar en un tiempo previsible», señaló Scholz, quien habló de «reto histórico» e insistió en que Alemania será capaz de superar esta crisis «si nos cogemos del brazo y nos ponemos de acuerdo en soluciones comunes». El canciller federal señaló que el objetivo de la reunión es la búsqueda de instrumentos para afrontar de alguna manera el encarecimiento de los precios en Alemania. Será un proceso largo con varios encuentros del que no se esperan resultados antes de otoño, explicó el canciller federal. «Lo importante para mí es el mensaje: estamos unidos», señaló Scholz antes de iniciar las conversaciones con la patronal, sindicatos y expertos.