El cambio de sistema busca evitar subida de los billetes. / Carrasco

Algunas aerolíneas incumplen y siguen pidiendo la residencia al inicio de la compra de un billete y no al final

El nuevo sistema entró en vigor este lunes a petición de Canarias, Baleares, Ceuta y Miella para evitar una subida de precios. El Gobierno de Canarias detecta irregularidades y pide a Aviación Civil que lo controle. La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) dice que el nuevo sistema «genera confusión»

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Ayer se estrenó el nuevo sistema de compra de billetes de avión y barco por el que los residentes no tendrán que acreditar desde el inicio del proceso su condición sino que lo harán al final.

Aunque la medida se hizo efectiva desde enero al incluirse en una disposición transitoria de los Presupuestos Generales del Estado de 2021, el Gobierno concedió dos meses de plazo a las compañías y plataformas para adaptar sus sistemas (solo Fred Olsen la hizo efectiva desde enero). Con este cambio se trata de evitar el encarecimiento de los precios que supuestamente se produce cuando las compañías detectan que quien va a comprar el billete es un residente y da derecho a una subvención del 75%.

Desde el Gobierno de Canarias, el consejero de Transportes Sebastián Franquis, denunció ayer que se habían detectado «incumplimientos» en «gran parte de las compañías que operan las rutas entre el archipiélago y el resto de España. Por esta circunstancia Franquis ha pedido a la Dirección General de Aviación Civil que intervenga ante las compañías aéreas y las comercializadoras de billetes que no cumplan, según informa su departamento en nota de prensa.

Desde l a Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que aglutina el 85% del tráfico aéreo en España, incluyendo a las 10 aerolíneas con más tráfico, se aseguró ayer que todos sus socios «se habían adaptado a los procesos para cumplir con el nuevo marco legal».

Desde ALA no se comparte el nuevo sistema, al entender que «puede generar confusión» a los compradores. «El sistema vigente hasta el 28 de febrero era transparente y ofrecía información clara al dar el precio final al residente y al no residente. Ahora puede generar confusión ya que si una persona ve un billete de 100 euros puede entender que con el 75% va a pagar solo 25 euros. Cuando llegue al final verá que su billete le va a costar en realidad 46 euros porque las tasas no entran dentro del 75%», indican estas fuentes.

Respecto al argumento esgrimido por el Gobierno de España para aprobar a petición de Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla ese cambio de sistema, está el contener la supuesta subida de precios que se dio en los billetes en 2018, cuando el descuento pasó del 50% al 75%, desde ALA se apunta que esta subida estuvo motivada en una mayor demanda. «La propia Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) constató que no había existido fraude ni precios diferentes para los residentes y los no residentes. La subida de 2018 se debió a que se disparó la demanda», señalan.