Aena dice que los aeropuertos canarios «tienen todo» para controlar la covid-19

26/06/2020

El responsable de Aena en las islas afirma que los recintos isleños, con cuatro niveles de control, cumplen con las exigencias europeas. A medida que suba el tráfico habrá más medios y personal en los aeródromos de Gran Canaria, Tenerife Sur, Lanzarote y Fuerteventura

ETIQUETAS:
- aena

El director de Aeropuertos del grupo Canarias en Aena, Mario Otero, rechazó ayer las críticas lanzadas en los últimos días y que consideran «insuficientes» los controles impuestos en los recintos canarios para detectar el coronavirus. Según indicó, es el ministerio de Sanidad y no Aena el que fija los controles sanitarios en los aeropuertos en cumplimiento con las exigencias marcadas por Europa.

«Una vez que el Ministerio decide qué controles hay que poner nosotros ayudamos con material médico y personal suficiente», indica Otero, quien insiste en que los aeropuertos canarios tienen «todo» lo establecido por la autoridad española y europea.

Así todo, a medida que aumente el número de vuelos y el tráfico Aena incrementará los medios que hay actualmente en los aeropuertos de Gran Canaria, Tenerife Sur e incluso en Lanzarote y Fuerteventura. «Habrá más personal y más cámaras de temperatura instaladas para lograr que el movimiento sea fluido y el pasajero no se tenga que parar», indica.

Según explica Otero, los pasajeros extranjeros que llegan a Canarias son sometidos a tres controles primarios y en caso de presentar algún síntoma, a un cuarto de tipo secundario.

El primero, de tipo documental, consiste en la entrega de un documento con sus datos, número de asiento en el avión y teléfono de contacto y que va directamente a Sanidad. Se está estudiando el desarrollo de una aplicación para poder rellenarlo en el móvil y generar un código QR. Este control permite el rastreo en caso de confirmarse un caso.

En segundo lugar, se les aplica un control de temperatura que se realiza mediante cámaras térmicas instaladas en la terminal y a las que es ajeno el pasajero y en tercer lugar, hay un control visual de observación de los viajeros para detectar síntomas externos.

En el nivel secundario, en el caso de detectarse algo anómalo como alta temperatura un equipo médico examinará al pasajero más en profundidad.

Otero destaca que en Canarias, al igual que en Baleares, hay un control adicional que no existe en el resto de aeropuertos de la red para los pasajeros de vuelos interinsulares y nacionales. Este control, que consiste en medir la temperatura, lo realiza el Gobierno de Canarias.