«Acción» ante la coyuntura económica

16/08/2019

Los empresarios de las islas reclaman al Gobierno de Canarias medidas urgentes en inversión productiva para combatir la fase de desaceleración. «No podemos quedarnos cruzados de brazos», indica el presidente de la Cámara de Santa Cruz de Tenerife

Los empresarios canarios pidieron ayer al Gobierno regional que envíe un mensaje claro de acción con medidas urgentes en inversión productiva, pues «no podemos quedarnos cruzados de brazos» ante la desaceleración, advirtió el presidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Santiago Sesé. El dirigente empresarial se pronunció de esta manera en una rueda de prensa en la que presentó el Indicador de Confianza Empresarial correspondiente a julio, y que refleja la inquietud de las empresas isleñas ante la desaceleración.

Ésta se debe a factores externos e internos. Entre los primeros figuran las tensiones económicas entre Estados Unidos y China, el clima de deterioro económico en Alemania, el riesgo de un brexit abrupto y las decisiones de las compañías aéreas que pueden afectar a la conectividad (Ryanair ha anunciado el cierre de sus bases en las islas).

Entre los factores internos se sitúa principalmente el que no haya un Gobierno estatal constituido, lo que condiciona el devenir de la economía, y al respecto Sesé indicó que los empresarios piden estabilidad y poner fin a la incertidumbre tras las elecciones generales y con unos presupuestos prorrogados. «Es necesario un Ejecutivo que empiece a tomar decisiones», añadió Sesé, quien también consideró que en Canarias el nuevo Gobierno debe enviar un mensaje claro de acción porque son urgentes medidas de política económica que se plasmen en los presupuestos para incentivar la inversión productiva.

Es verdad que son «clave» los convenios con el Estado, pero para desbloquearlos primero será necesario que se constituya el Gobierno central, señaló el dirigente empresarial, quien consideró que una vez operativos tendrán «efectos multiplicadores». «Tenemos una coyuntura incierta con ralentización en el sector turístico» y por ello hay que reflexionar antes de tomar medidas que supongan una mayor carga para los empresarios, y por ello hay que «meditar antes de tomar decisiones sobre los impuestos o los tributos», manifestó. Añadió que no son buenas las previsiones turísticas para el invierno, con datos de reservas «mermados», lo que llevaría a «activar» propuestas como cuando en 2010 la situación era complicada y se acordó reducir las tasas aeroportuarias, lo que facilitó la llegada del bajo coste.