Fútbol/ UD Las Palmas

«La plantilla, encantada con Jémez»

01/01/2018

Mañana se cumple una semana de la primera toma de contacto de Paco Jémez con la plantilla de la UD desde su regreso al club y el balance, en puertas de someterse al juicio de la competición, no puede ser más favorable. El vestuario está «encantado» con su metodología y rutinas, lo que ha facilitado su rearme moral para lo que viene.

/Las Palmas de Gran Canaria
ETIQUETAS:

Miguel Ángel Ramírez fue el principal valedor del fichaje de Jémez («soy amigo personal del presidente y nunca hemos perdido el contacto», recalcaba el propio técnico durante las negociaciones para evidenciar una sintonía crucial para alcanzar el acuerdo) y ya comienza a notar los efectos positivos de su apuesta. «Los jugadores van a muerte con él, han asumido muy bien sus exigencias y saben que si cumplen con lo que quiere, todo saldrá bien», aseguran fuentes de la entidad al respecto. La situación clasificatoria, con once puntos, invita a la prudencia, pero Jémez no ha parado de transmitir que la remontada es posible y que todo pasa por la unión y la convicción, además de trabajo y sacrificio que ha impuesto a un listón altísimo. El entrenador ha detectado múltiples deficiencias en el estado y preparación de la plantilla. Desde el aspecto físico, pasando por cuestiones tácticas y, como otro factor fundamental, una inestabilidad emocional preocupante. Todo eso le ha llevado a multiplicar sus esfuerzos en la concentración que ideó como línea de salida de su proyecto de salvación y que, transcurrido el tramo inicial, marcado por las charlas y la intensidad en las sesiones, se ha saldado con un balance esperanzador.

Jémez tardó muy poco en señalar a los jugadores con los que no contaba (Rémy y Tannane abandonaron la rutina grupal en su primer día al mando de la plantilla) y también contempla con satisfacción que la llegada de refuerzos ha sido instantánea. Dos de los que tenían que venir, Peñalba y Gálvez, ya están, Jairo lo hará hoy mismo y lo que queda por venir está perfilado. En definitiva, todo se ha ajustado a lo que esperaba, lo que redunda en su ánimo y en la manera de transmitir a sus hombres.

Tampoco es cuestión menor la empatía que ha percibido por parte de los futbolistas. Conocer, de su etapa anterior, a jugadores de rango como David García, Jonathan Viera o Vicente, entre otros, está facilitando su labor, una ayuda esencial porque, entiende, el tiempo es muy limitado («estamos en una situación limite», dijo nada más llegar) en el propósito de resucitar a la UD. En ello está y, de momento, tiene suficientes indicios para desafiar a los pronósticos que dan a su equipo una de las plazas de descenso sin haber terminado la primera vuelta del campeonato.