Fútbol: Primera División

Con Jémez empieza una nueva vida para Chichizola

30/12/2017

Todo apunta a que uno de los principales beneficiados de la llegada de Paco Jémez al banquillo amarillo va a ser Leandro Chichizola.

Las Palmas de Gran Canaria

El guardameta argentino fue fichado para ocupar el vacío dejado por Javi Varas y ser titular. Y comenzó como tal, pero se ha visto relegado a la suplencia en la segunda parte de la primera vuelta. Con Manolo Márquez fue indiscutible, pero la llegada de Pako Ayestarán trajo consigo un nuevo estatus para el portero. Aunque siguió siendo un fijo en el once al principio, fue uno de los señalados por el técnico tras acumular varias goleadas seguidas, siendo última la del 4-0 ante el Villarreal en El Madrigal. Con ese resultado, Chichizola había encajado 12 goles en los tres partidos con el vasco en el banquillo isleño. Un bagaje que le hizo perder la confianza del entrenador.

Ese fue el punto de inflexión. En la Copa del Rey jugó Raúl Lizoain, y ese día se logró la única victoria de Ayestarán en la UD (1-4). A partir de ahí, ya no se movería el cancerbero grancanario. El argentino no iba a reaparecer hasta la vuelta del torneo del ko, precisamente el último encuentro del ex del Valencia como profesional amarillo. Un 2-3 contra el Deportivo que supuso el despido inmediato de Pako, pero no la recuperación de la titularidad para Chichizola, a pesar de que con Raúl en portería, la UD no había mejorado sus resultados y el equipo seguía en lo más hondo de la tabla.

Paquito apostó por dar continuidad al equipo de las últimas jornadas y el guardameta sudamericano tuvo que conformarse con ver los partidos desde el banco jornada tras jornada. Habiendo llegado con la vitola de titular desde la Serie B italiana, Leandro ha pasado por momentos anímicos muy complicados. Con la confianza y el orgullo tocados al sentirse señalado más que ningún otro de la horrible situación del equipo -último clasificado y conjunto más goleado de la categoría-, Chichizola ha estado viendo como el sueño por jugar en la mejor liga del mundo se estaba tornando en pesadilla.

Pero parece que todo esto va a cambiar con el regreso de Jémez a la isla. Las características del portero son las ideales para el juego que promulga el nuevo entrenador amarillo. Buen trato con el balón en los pies y acostumbrado a moverse unos metros por delante de la línea de gol, sus rasgos, típicos del fútbol argentino, vendrían como anillo al dedo a esta nueva UD. Un renacer que comenzó a hacerse palpable con el rechazo de Jémez a la opción que le brindó el club de fichar otro guardameta. Es, también, la vía para que el guardameta continúe en la disciplina insular, puesto que firmó en verano por una temporada con opción a tres más, por lo que si no recupera su puesto, la continuidad del cancerbero peligra y mucho. Por todo ello, la llegada de Jémez le abre la posibilidad de una nueva vida a Chichizola en la casa amarilla.