Vitolo, en un entrenamiento reciente. / UD LAS PALMAS

Vitolo como fichaje estelar en una lista que debe completarse con «un buen delantero»

Su nuevo regreso, ahora con visos de cuajar tras la mala experiencia de 2017, supone un salto de calidad inmejorable para la base heredada

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

Vitolo figura como el estandarte en el capítulo de altas de la nueva UD. Su regreso, como en su día fue el de Viera, ha terminado por disparar las miras e ilusiones de los seguidores. Porque Vitolo, pese a una última experiencia frustrante en el Getafe, sigue conservando el aroma a futbolista único y llamado a marcar la diferencia a poco que coja ritmo en las piernas.

Cedido hasta junio por el Atlético de Madrid, sin que se cierre la puerta a una continuidad en casa si se termina ascendiendo a Primera División, el internacional no quiere que se repita su mala experiencia de 2017 cuando, también a préstamo desde el club rojiblanco, apenas pudo dejar huella por sus lesiones.

Ahora se pone a tono buscando justificar todos los esfuerzos realizados por el presidente Miguel Ángel Ramírez, artífice de convencerle para que desechara propuestas de superior categoría para bajar al barro de la Segunda División.

El ascenso como horizonte

Nadie duda de que si Vitolo vuelve a mezclar con Viera y se une a la fiesta otro canterano como Moleiro, en plena efervescencia y bajo la lupa ni más ni menos que del Barcelona, la UD va a disponer de un diferencial único por la talla de todos estos nombres.

Camino de los 33 años, la gran apuesta en la lista de la compra ya se ha pronunciado con indisumulable ilusión por la nueva página que está a punto de escribir en el equipo de su corazón: «Sería el hombre más feliz del mundo si consiguiera el ascenso con la UD. Ya no soy el que empezó. Tengo madurez, sé lo que tengo que hacer y mi objetivo esta temporada es volver a disfrutar del fútbol. Tengo ganas enormes de disfrutar y divertirme».

Álvaro Jiménez, Sidnei y Marc Cardona.

Antes que Vitolo llegaron, en este orden, el delantero Marc Cardona, el central Sidnei y el interior Álvaro Jiménez. Y ayer mismo se hizo oficial el aterrizaje de Marvin Park procedente del filial del Madrid pero con experiencia en el primer equipo a las órdenes de Zinedine Zidane. Marvin se desempeña por la banda derecha y, con su polivalencia, puede cumplir tanto en labores de lateral como en posiciones más avanzadas.

Hasta hoy así se completa el cupo de fichajes a la espera del ansiado, en palabras de Ramírez, «buen delantero», absoluta prioridad en la agenda de Luis Helguera. Y abiertos, también, a posibles oportunidades que ofrezca un mercado que no finaliza hasta el próximo 1 de septiembre. Nadie se atreve a acotar en número lo que puede venir porque en ventanas pasadas se opciones de última hora que ahora pueden repetirse en esta ocasión.

Marvin llega de la cantera del Madrid.

Con la base del curso pasado y estos retoques, incluyendo el hombre de área que ahora se gestiona, se entiende que están cumplidos los objetivos cuando se inició la remodelación del equipo. Se resalta que «todo han sido primeras opciones» porque, salvando a Cardona y a un incipiente Marvin, el resto acredita recorrido y bagaje y, en condiciones nomales, debe hacerse notar en la categoría.

Como apuntó el presidente el pasado lunes, «ahora le toca dar a los jugadores lo que tienen que dar». Y hay madera para empezar y no parar.