Vitamina Araujo para sustituir a Viera

28/12/2019

El argentino, que ya debutó esta temporada en Elche y tuvo minutos ante el Castellón y Rayo, está listo para ser uno de los recursos principales para atenuar la salida del genio de La Feria. Apunta a titular en el estreno de 2020 en Fuenlabrada.

La UD tendrá toda la segunda vuelta para demostrar que hay vida tras la marcha de Jonathan Viera. Pepe Mel tiene futbolistas con cartel de sobra para continuar el legado que ha dejado el mago de La Feria, quien hizo un inmenso esfuerzo estacionando al equipo a escasos puntos de los Playoff antes de acabar 2019 y maravillando a toda una categoría con su juego.

Sergio Araujo tiene todas las papeletas para adquirir ese rincón vacío dejado por el mediapunta grancanario. El argentino ya acumuló minutos ante el Elche, contra el Castellón en Copa y frente al Rayo Vallecano en el último partido del año, donde ya olió el gol con una gran ocasión para desempatar, pero que finalmente se fue rozando el palo. Ya viene rodado, pero le falta afinar la puntería. Por lo que Mel ya le tendrá como un recurso más de cara al próximo cuatro de enero ante el Fuenlabrada en el estadio Fernando Torres (12.00 horas).

Todos quieren ver a El Chino en su punto álgido, volviendo a ser el Araujo de la temporada 2014-2015, la del último ascenso de la UD a Primera División. Esa campaña el delantero de Buenos Aires perforó hasta en 25 ocasiones la portería rival y se consagró como un jugador de mucha calidad para la Segunda División. Está ante su oportunidad para volver a ser importante en una plantilla que se ha quedado con su estrella principal de cara a la segunda vuelta. El papel de goleador lo tuvo Viera desde que se puso la camiseta amarilla. Araujo ya demostró en su día que ser el actor protagonista no le pesa. Ahora que goza de una mayor madurez, deportiva y personal, puede volver a convertirse en el ídolo de la afición. De mediapunta a o delantero. La permuta entre una u otra posición la hará con Narváez. El colombiano tiene un idilio con el gol (cinco dianas en seis choques) que querrá seguir manteniendo con la llegada de 2020.

También existe la baza de Pedri. El genio de Tegueste puede actuar en la banda o en el medio y hacer que Narváez juegue en banda y Araujo arriba, o viceversa. Lo que no se discute es que el tinerfeño es un fijo en la pizarra de su técnico. Ya no podrá combinar con Viera, pero tiene calidad y la madurez de sobra como para que Mel le aumente un escalafón en el verde.

En la banda derecha, Benito se ha mostrado como uno de los baluartes ofensivos de los amarillos con sus idas y venidas por banda que tanto molestan a los contrarios. El de La Aldea está listo para hacer cosas importantes en el equipo de su tierra.

Y por si estos cuatro jugadores ofensivos, con los que contará Mel para encarar con grandes aspiraciones la segunda vuelta, fuesen poco, Rubén Castro ya está tocando el timbre. Su regreso al terreno de juego es inminente, lo que supondrá más artillería para su pelotón.