Una UD con la impronta de Mel

14/07/2019

Hoy se cumplen siete días de pretemporada y el entrenador, con el margen de maniobra que le da iniciar el proyecto, ha impregnado con su sello y estilo la dinámica de trabajo así como todo lo que rodea a la plantilla, desde los hábitos de convivencia, con sus normas específicas de régimen interno, a la política de comunicación, evitando la exposición mediática

Es recurrente el comentario por las flamantes instalaciones de la Ciudad Deportiva de la UD: «Tenía que haber llegado mucho antes». El destinatario de esta sentencia cargada de elogios, Pepe Mel, ahora fiel a su ideario después que le tocara llegar en mitad de la tormenta y sin tiempo para nada. Con mando en plaza desde el kilómetro cero, Mel ha comenzado a desplegar su catálogo de virtudes como entrenador cautivando a jugadores y empleados por su talante y maneras. Una semana de pretemporada, la que se cumple hoy, le ha bastado para impregnar vestuario y entidad con su forma de trabajar y de gestionar cada una de las tareas que implica un equipo profesional. Sabe delegar en sus ayudantes, predica con el ejemplo viviendo cada entrenamiento desde la exigencia y el afán de superación, no necesita de las ostentaciones para hacer acto de presencia, llega al corazón del futbolista con su trato cómplice, es respetuoso con las personas que le rodean en su rutina... Y, claro está, sabe de fútbol. Un compendio de cualidades que están calando en tiempo y forma en su plantilla y, también, en el entorno. Y todos, superiores y subordinados, se muestran conformes y confortados por tener en Mel al capitán de un proyecto que arrancará el campeonato, dentro de poco más de un mes, con el desafío de estar a la altura del escudo.

El balance con Mel no puede ser más satisfactorio una vez consumido el tramo inicial de la pretemporada. El madrileño ha confirmado su modelo de liderazgo tranquilo en el que controla cada una de las situaciones que le corresponde con los roles diferenciados en su cuerpo de auxiliares. Así, no dudó en dar la voz cantante a David Gómez, el preparador físico, en los primeros días de sudores. Roberto Ríos, su segundo, y el Turu Flores, su otra persona de apoyo, también participan activamente en las dinámicas. Fisioterapeutas, readaptadores y médico son escuchados siempre (algo que no siempre se dio con los antecesores en el banquillo) y tampoco hay divergencias con la cúpula directiva pese a la falta de novedades en las altas necesarias y en las bajas que se hay que gestionar.

Mel quiere que en la UD todos remen y respiren para el mismo lado, sin divisiones ni egos, y cultiva el espíritu familiar en cada gesto y movimiento. Pero su carácter cercano no implica rebajas en los objetivos. Hay un régimen interno al que otorga valor sagrado para evitar privilegios en la caseta (atrás, con otros técnicos, no fue así) y, conocedor del impacto mediático del equipo, también ha querido evitar exposiciones mediáticas innecesarias. En otras pretemporadas, por estas fechas, ya se contabilizaban por varias las ruedas de prensa y entrevistas. En la actual, no se ha dado pronunciamiento público alguno por parte de los miembros de la primera plantilla. Y el primero en hablar, el próximo jueves, con más de diez días de bagaje, será el propio Mel. Sabe mejor que nadie que, con futbolistas en la rampa de salida o estatus dudoso, incluso con emblemas como David García y Momo aún en estado de duda, poco conviene tentar a la suerte con los micrófonos. Y menos con los jóvenes que han subido del filial y qué decir del juvenil Pedri.

En el departamento de comunicación de la UD, encabezado por Larry Álvarez, han entendido la postura del técnico y consideran proporcionadas y justificada esa continencia en estas alturas del calendario.

Porque una declaración imprudente o sacada de contexto puede desestabilizar una pretemporada y en la actual de la UD ni riesgo de que eso suceda se va a correr.

  • 1

    ¿Cree que se debería haber suspendido el encuentro de la UD frente al Huesca?

    Si
    No
    Ns / Nc
    Votar Ver Resultados