El derbi deja un punto a la UD Las Palmas para seguir creciendo

09/09/2019

El derbi del Heliodoro no deja secuelas negativas en la UD, pese a su carencia de triunfos, toda vez que en el club se privilegian las conclusiones positivas y la esperanza de que se mantenga la progresión.

No ha dejado mala resaca el derbi del Heliodoro pese a que, en caliente, quedó la sensación de oportunidad perdida. El desarrollo del encuentro, con una UD de menos a más, permitió soñar con un desenlace feliz en territorio enemigo, algo que se viene negando desde 2001. El empate sin goles dejó mejor cuerpo a los anfitriones, lo que evidencia que todo pudo ser mejor. Pero, pasado el calentón, y analizando lo ocurrido con un prisma más analítico, en el club se sacan conclusiones constructivas y optimistas. Incluso hay quienes piensan que, a estas alturas de la temporada, lo esencial se dio, que es confirmar el crecimiento integral del equipo, algo que, se interpreta, terminará proporcionando los resultados que ahora se niegan. «Vamos por el buen camino», transmitió Miguel Ángel Ramírez a sus ejecutivos de confianza en el viaje de regreso en señal de conformidad con lo que percibe.

Al presidente, como a otros miembros del consejo de administración, le dejó satisfecho la entrega y compromiso de los jugadores en el Rodríguez López y atribuyó la falta de puntería ofensiva a una cuestión de suerte muy propia del fútbol. En síntesis, que ya entrarán.

Pese a que todos desearían tener un casillero de puntos más alimentados tras cuatro jornadas disputadas, existe la seguridad de que hay jugadores y mimbres para mantener la progresión y comenzar a sacar réditos del trabajao acumulado. Así también lo estima Pepe Mel, cuyos mensajes a la dirigencia abundan en que la paciencia tendrá su premio. Y más ahora, cuando está al aparecer Jonathan Viera, fichaje con fecha de caducidad en enero pero llamado a ser un elemento diferencial como ninguno en la categoría.

Con Viera integrado a filas y la consolidación de los Kirian, Pedri, Josep, Cedrés o Curbelo, además del papel integrador de los veteranos, se aguarda la mezcla perfecta en la intención de unir rendimiento y resultados. De ahí que los mensajes eviten las urgencias y esté siendo respetuosos con los tiempos, teniendo presentes las dificultades en la conformación de la plantilla y, también, la incidencia de lesiones en jugadores de la importancia de Raúl Fernández, Maikel Mesa, Benito o Sergio Araujo.

A mitad de septiembre las sensaciones que imperan invitan a creer en las capacidades de una UD que poco a poco se está cosiendo y que, desde ya, comenzará a coger vuelo. Además, sin que exista ansiedad por la falta de triunfos, Mel sí ha querido activar el amor propio de sus jugadores y les ha hecho ver que, por una cuestión de orgullo, este primer resultado positivo no se puede dilatar más. Asegura que el triunfo inaugural abrirá la veda pretendida y que posicionará a Las Palmas entre los mejores. Porque existe la certeza de que será así. El derbi, con lo bueno que dejó, tiene que ejercer de punto de inflexión.

  • 1

    ¿De quién cree que es la culpa del pésimo arranque liguero de la UD Las Palmas?

    El presidente.
    El entrenador.
    La plantilla.
    De todos por igual.
    Votar Ver Resultados