Un duelo como si no hubiera un mañana

18/09/2019

La UD Las Palmas no quiere fallar ante el Sporting. Para Pepe Mel y sus jugadores no hay mañana más allá de ese duelo. El partido de los partidos, un día para concentrar todas las fuerzas y empeños con el fin de sumar tres puntos que, por encima del valor numérico, dispararían la confianza y los índices de seguridad del equipo

ETIQUETAS:

Para Pepe Mel y sus jugadores no hay mañana más allá del Sporting de Gijón. El partido de los partidos, un día para concentrar todas las fuerzas y empeños con el fin de sumar tres puntos que, por encima del valor numérico, siempre trascendental, dispararían la confianza y los índices de seguridad de la UD.

Cinco jornadas sin triunfo constituyen un tramo que puede empezar a pesar más de lo debido y el entrenador quiere atajar cuanto antes el riesgo de cargarse de urgencias. Contará el rendimiento, el esfuerzo, el sacrificio, premisas siempre innegociables en su libreto, pero, por encima de todo, lo que se persigue es ganar. Porque en las cuentas de Mel, el fútbol no ha sido justo hasta ahora con sus muchachos, privándoles de mejores suertes a la hora de contabilizar resultados.

Así lo ha lamentado en voz alta y, también, así lo ha transmitido en la intimidad del vestuario, siempre con el ánimo de regar el amor propio y fortalecer su ideario y discurso. No pueden darse pasos atrás en estos momentos por mucho que castiguen los marcadores. Por eso Mel, contra viento y marea, sigue firme en sus convicciones y, seguro de que tras la primera victoria todo será más fácil, anima a los suyos a encarar esta cita a pulmón, responsabilizados al máximo y poniéndole pierna y corazón.

La semana, por paradójico que parezca al haber compromiso un jueves, no ha hecho corta. Lo de Almería dolió en su integridad. La derrota rotunda, la manera de hacerlo y las incapacidades mostradas. Un 0-3 inapelable en territorio propio del que se ha querido sacar moraleja para lo que viene, para lo inmediato. Para el Sporting de Gijón, mayormente.

sin mirar la tabla. La receta ha sido en tratar de mirar lo menos posible la tabla clasificatoria, donde se ocupa el dudoso honor de estar entre los cuatro últimos, repasar aspectos en crecimiento, incidir en errores y reforzar la consigna básica de no partirse a nivel táctico y jugar con intensidad y determinación. Pueden parecer consignas demasiado genéricas, pero en la sencillez entiende Mel que está el camino y tampoco está la UD para un bombardeo de instrucciones. Pocas y concisas, poniendo hincapié en el espíritu guerrero. Porque se espera un adversario de experiencia y tablas, capacitado para hacer daño, muy del nivel del último que pasó por el Gran Canaria, lo que pone en alerta a todos para no reproducir la misma película.

El técnico no quiere excusas y sí una actitud decidida desde el primer momento y que permita ver una versión de la UD más fiable y ordenada, sin esas desactivaciones que tanta factura se han pasado. Noventa minutos que siembren ilusión, que ya va siendo hora.

La Unión Deportiva Las Palmas tiene previsto ejercitarse hoy, a las 10.30 horas, en la Ciudad Deportiva de Barranco Seco y, tras la última sesión de trabajo, Pepe Mel atenderá a los medios de comunicación.