¿Últimos suspiros por Jonathan Viera?

21/12/2019

El mago de La Feria finaliza hoy su cesión en el conjunto amarillo, aunque la directiva hará todo lo posible para traer de vuelta a la estrella grancanaria después del parón navideño. Hasta ahora disputó doce choques y anotó en diez ocasiones

Con la incógnita del caso Viera en el aire, la UD quiere cerrar el capítulo de 2019 con una nueva victoria ante el Rayo Vallecano delante de su afición. Sería el broche de oro a la racha perfecta de cinco partidos consecutivos ganando (el último en Copa), la cual ha catapultado al equipo a estar a un paso de la zona noble para seguir soñando de cara a la segunda vuelta del curso. De salir triunfando, se aseguraría entrar en los puestos de Playoff, ya que superaría, como mínimo, a Zaragoza o Huesca sobre seguro, pues se enfrentan entre sí.

Pepe Mel no quiere marcarse objetivos de altura aún, pero los amarillos tienen a su alcance llegar al ecuador de la campaña con opciones muy vivas para ser candidatos al ascenso. El equipo ha multiplicado sus virtudes con la presencia de sus jugones y la recomposición, poco a poco, de una plantilla que estuvo un largo periodo plagada de numerosas lesiones que impidieron a su técnico contar con jugadores de gran relevancia. Aún con algunas de esas bajas, el plantel ha elevado hasta el séptimo cielo su juego, haciendo inalcanzable el ritmo de partido que ponen para sus oponentes. El Elche, su última víctima. Los ilicitanos vivieron en sus carnes la pesadumbre que supone defender los arreones de los pupilos preparados por Mel. Solo pudieron aplaudir y callar ante la remontada más que merecida en el Martínez Valero.

Y es que cuando Jonathan Viera, Juanjo Narváez, Benito Ramírez, Pedri, Javi Castellano y compañía recuperan su mejor forma y se asocian con intención de hacer daño, se convierten en imparables. El técnico madrileño ha sabido exprimir el jugo de todas las naranjas que tiene en su huerto, y lo que es más importante, formar un excelente grupo. La unión es la clave en su vestuario, la cual ha sido pieza fundamental para entenderse mejor dentro del terreno, como trataran de demostrar en la última tarde de fútbol sobre el césped del Gran Canaria antes de cambiar el calendario. Quien no podrá estar es Galarreta, que no jugará por precaución, tras notarse algunas molestias. En sentido inverso, Fabio migrará de la enfermería a la convocatoria.

La otra cara del duelo será la de la congoja, provocada por el ambiente de despedida en el que se sumirá la afición grancanaria para ver, con alta probabilidad, por última vez al genio de La Feria defendiendo la camiseta amarilla sobre el césped en su tercera etapa en la isla. Además lo hará ante el entrenador que le hizo debutar en la primera plantilla de la UD, Paco Jémez. Su regreso a China será inminente tras la jornada que cierra esta primera vuelta, aunque Miguel Ángel Ramírez sigue haciendo todo lo posible para negociar con el Beijing Gouan su continuidad hasta junio de 2020.

Problemas del futuro aparte, el Rayo de Jémez, un viejo conocido en la casa amarilla, vendrá con ganas de llevarse los tres puntos a domicilio, algo que logró materializar ante el Huesca en El Alcoraz (0-2). La zaga canaria se quita un peso de encima con la baja de Ulloa, aunque tendrá que estar pendiente de Embarba, el máximo artillero junto al argentino. El combinado madrileño intentará pelear la posesión y hacerse con ella para crear peligro y cargar con el peso del encuentro. Chocarán de manera enfrentada dos esquemas similares, donde la calidad, la efectividad en los pases y, fundamentalmente, de cara a puerta, podrá decantar los tres puntos hacia uno u otro lado.

Para ello la UD querrá aprovechar el idilio con el gol que vive Narváez. El ariete ha puesto su sello personal en cuatro de las recientes cinco disputas ligueras de la UD. El colombiano quiere seguir alargando su racha y volver a cogerle la llamada al gol. En el banquillo estará esperando Sergio Araujo. El Chino ya disfrutó de algunos minutos en el último tramo del partido en Elche y entre semana ante el Castellón en el Nuevo Castalia, donde pudo rozar la sensación de volver a encontrarse con su mejor amigo, el gol, ayudando, nada más entrar, a Maikel Mesa a anotar el segundo tanto que cerraba el partido para pasar a la segunda ronda torneo del ko. El argentino está deseoso de aportar su granito de arena. Supondrá un plus de adrenalina sobre la parroquia amarilla si vuelve a marcar hoy, pues significaría que ha vuelto uno de los símbolos inequívocos del último ascenso a Primera.