Entrevista con... Martín Mantovani

«Sufrí para ser profesional, llegué a dormir una noche en una estación»

12/07/2018

El argentino, que llega para defender el fuerte de Manolo Jiménez, habla sobre su carrera deportiva. El esfuerzo titánico y «no bajar los brazos» han sido fundamentales. Ahora, tras su exitoso paso por el Leganés, donde se convirtió en un auténtico líder y defendió con orgullo su brazalete de capitán, se viste de amarillo para pelear por subir a Primera. El zaguero no huye de la palabra ascenso y analiza lo que aún está por venir

— ¿Qué tal van esos primeros días de pretemporada? ¿Muchas agujetas?

— Bien, bastante bien. La pretemporada siempre hace que tu cuerpo esté un poquito más cansado. Tenemos más agujetas de lo normal, más que durante la liga, pero el trabajo está siendo bueno y, sobre todo, la aceptación en el grupo ha sido muy positiva. Me he encontrado un grupo muy bueno y eso ayuda a que todas las cosas sean tranquilas y todo vaya siempre a mejor.

— Tan solo lleva cinco días trabajando con Las Palmas y ya se le ve totalmente adaptado al resto del grupo.

— Por suerte, la gente aquí es muy sencilla y abierta. El grupo, de momento, está siendo muy bueno. Y lo mejor es que se nota que es una plantilla con muchas ganas de trabajar. Entonces se hace todo mucho más fácil, más ameno.

— Y la UD también le trata bien. El sábado cumplió 34 años (7/7/1984) y le regalaron los dos primeros entrenamientos del verano.

— Bueno (ríe a carcajadas), la verdad es que en este sentido no han sido tan simpáticos como en otras cosas. El sábado fue mi cumpleaños, cumplí 34 añitos, y justo el primer día que entrenamos me tocó un doble turno, mañana y tarde, así que, un buen regalo, menuda bienvenida (aclara entre risas).

— Tras la mala imagen del equipo en la temporada pasada, en la que se apostó por cuatro entrenadores diferentes y casi 40 futbolistas, donde se cosechó un descenso que estaba cantado, ¿se esperaba un grupo más roto anímicamente?

— Creo que ya esto es una etapa nueva. La gente que se queda en el club ha entendido muy bien el mensaje de que esto es otra división, una completamente diferente y hay que empezar de cero. Ahora mismo, por suerte, cada uno de los integrantes del equipo entiende que estamos comenzando una etapa nueva y que hay que empezar a trabajar. Lo bueno de todo esto es que el entrenador ha marcado claramente sus pautas y ha señalado hacia a donde quiere ir. A partir de esas pautas, ya te empiezas a dar cuenta de que este es un equipo muy trabajador y que todo se tiene que basar en el trabajo diario. Esto se ha entendido y estamos esforzándonos muy duro. Pero, resalto que lo que me he encontrado aquí es muy positivo.

«Sufrí para ser profesional, llegué a dormir una noche en una estación»

— Usted conoce la cara más gris del fútbol, hace las pruebas con el Atlético de Madrid, le piden esa doble nacionalidad para fichar en sus filiales, acaba probando suerte en Rumanía, allí le rescinden... ¿Cómo vive todo aquello?

— Estuve cuatro años en el Atlético de Madrid, en el primero de ellos tuve que hacerme la doble ciudadanía y, para poder jugar, tuve que viajar a Italia (su bisabuelo era italiano) a sacarme la doble nacionalidad. Ya una vez concluye mi etapa en el Atleti, intenté ir a Rumanía, probé suerte y no salió como esperaba.

— Incluso llegó a dormir una noche en la calle en Italia.

— Es una larga historia (ríe, mientras recuerda el pasado con cierta nostalgia). Mientras estaba en el Atlético, a los tres meses, cuando me voy a Italia a hacerme la doble ciudadanía, viajo a Bolonia. La última noche allí no tenía hotel, entonces decidí ir a dormir al aeropuerto porque el avión salía a las seis o siete de la mañana y, cuando voy a tomar el último autobús, me dijeron que había un parón, una huelga nacional, así que no pasaba ningún autobús, ni un taxi, ni nada. El próximo autobús salía muy temprano, entonces, lo que hice fue caminar hasta que encontré una terminal de autobuses y ahí fue donde pasé la noche. Pero, cuando me di cuenta, unas dos horas después de estar allí durmiendo, empecé a escuchar ruidos y me di cuenta de que era un lugar donde dormían muchos vagabundos. Me tapé con un cartón para disimular un poco, pero bueno, son experiencias bonitas de la vida. Hoy en día lo cuento con una alegría. En ese momento sí lo pasé un poco mal.

— Al final, esas experiencias son las que le llevan a forjar su personalidad. En el Leganés se caracterizó por ser un auténtico líder.

— Las vivencias son las que nos caracterizan. Yo he tenido muchas situaciones complicadas en la vida. En otras categorías, no solo en Primera División. Antes de ser profesional, cuando estaba jugando en Tercera División, tuve que sacar la doble ciudadanía para poder competir. Luego pasé a Segunda División B. Mi proceso fue lento, todo fue muy poco a poco, pero son cosas y situaciones que me han ido curtiendo. Todo lo que he vivido me ha hecho ver otra realidad y me ha dado muchas cosas. Gracias a eso he aprendido y soy quien soy.

— Pero ese sacrificio constante le hizo recoger frutos.

— En mi caso, todo me ha costado muchísimo sacrificio en el día a día. Jamás bajé los brazos y eso fue fundamental. Además, me tocó hacerlo siempre lejos de mi familia. Hoy en día he formado una familia, tengo a mi mujer y mis tres hijos, pero, en ese momento, estaba solo y vivía lejos de mis padres. Y eso te hace aprender. Por suerte, ahora, puedo decir que lo que tengo es gracias a mi sacrificio.

— Sale del Oviedo, pone rumbo a Leganés y, tras convertirse en un pilar básico del equipo, consigue dos ascensos, uno a Segunda y el otro, a Primera División.

— La cuestión es que termino el año en el Oviedo. Viene un intermediario argentino que yo conocía y me trae una propuesta de un equipo francés de Primera y termina siendo todo una gran mentira. Hasta el último momento me dice que había una oferta y que el club francés tenía que reunirse con el Oviedo el primer día de la pretemporada. En ese momento mi mujer estaba embarazada de mi primera hija, tuvimos que programar y adelantar el parto para intentar que me cuadraran los tiempos entre una cosa y otra y, el día que se debían reunir los clubes, esta persona no aparece. Nunca llegó. A los días me enteré de que todo era una mentira. Fueron unos días malísimos. Dicho club iba a dejar dinero en el Oviedo y yo ya estaba mentalizado para jugar en Primera. Era ideal, hasta que me di cuenta de que era una mentira. Y el Oviedo en ese entonces me señaló a mí. Fue una semana muy mala, hasta el nombre de esa persona no era real. Acabé siendo cedido al Leganés y, como todo, no hay mal que por bien no venga.

— Tras esa incertidumbre y ese sufrimiento, llegan años donde toca el cielo con la yema de sus dedos.

— Hay muchas veces que ese esfuerzo, por más que lo hagas, no tiene recompensa. Hay personas a las que le pasan cosas malas y no tienen ninguna recompensa. Yo he tenido la suerte de llegar y, encima, de mantenerme, que es una de las cosas más complicadas que hay. Consigo el ascenso a Segunda División. Y dos años después logramos asaltar la máxima categoría del fútbol español. Estoy muy contento de lo que me ha pasado y por lo que sigo viviendo a día de hoy. Aquí, en Las Palmas, tenemos un proyecto muy ambicioso y, sobre todo, repleto de grandes jugadores.

— La Unión Deportiva también sabe sufrir. Sin ir muy lejos, el 22 de junio de 2014, se quedó a falta de un minuto para lograr el ascenso a Primera División.

— Lo recuerdo. Lo que te demuestra eso es que la Segunda División es muy complicada. Si la gente piensa que la UD se va a pasear en Segunda está totalmente equivocada. Es un campeonato muy largo, donde hay equipos muy importantes, sobre todo este año. Sabemos y tenemos claro que va a ser un campeonato muy exigente, pero debemos creer en nosotros, en nuestra forma de trabajo y, ojalá, empecemos de la mejor forma posible porque eso nos hará encarrilar todo lo que haremos en pretemporada.

— Este año, además, hay equipos con mucha historia en la categoría de plata del fútbol español. ¿Dónde pueden estar las claves para que el cuadro isleño sea uno de esos tres conjuntos con billete a la élite?

— Una de esas claves va a ser el orden que tengamos. La Segunda División obliga a que tengas un orden defensivo que hace que diferencies a un equipo de otro. Pero este club siempre se ha caracterizado por otra cosa. Aquí siempre se ha jugado con una forma muy linda, vistosa. Así que debemos mantener la bandera que lleva este club, tocando la pelota y, cuando agarremos el balón, dar un pasito hacia adelante.

— Con la plantilla que se está confeccionando, es imposible renunciar a la palabra ascenso. ¿Es el objetivo de este curso?

— Creo que es algo que va a salir. Es indiscutible que, con los nombres que tenemos y con la gente que estamos fichando, no se hable del ascenso. Aunque yo lo tengo muy claro. Primero debemos hacer un gran grupo, una muy buena pretemporada y, a partir de eso, no creo que los nombres nos hagan ascender. Lo más importante es hacer un grupo compacto que sepa sufrir y que no se vuelva loco tampoco cuando consigamos una victoria.

— Habla de la importancia de la solidez defensiva. La campaña pasada, Las Palmas fue el segundo equipo más goleado de Primera División. De los seis fichajes que se han hecho oficial, tres son centrales. Para hacerse con un puesto en la retaguardia habrá que sudar sangre.

— Va a estar bastante complicado jugar, pero eso es lo bueno. Cuando hay competencia para hacerte con un puesto, siempre hay nivel. Eso siempre es muy positivo, porque nos obliga a exigirnos a nosotros mismos. Para jugar habrá que estar todos a un gran nivel y, claro, el que pueda jugar, tanto uno como otro, siempre va a dar la talla.

— ¿Qué es lo primero que les ha comentado Manolo Jiménez estos días?

— Ahora lo primero que nos comenta es que mantengamos la paciencia. Todos sabemos lo que nos toca. La pretemporada es complicada, pero bueno, ahora está hablando poco a poco con las diferentes zonas para que en estos partidos que vamos a jugar mantengamos el orden.

— Y, a la zaga, ¿qué les dice el técnico sevillano?

— Insiste muchísimo en el orden. Es un tipo que tiene las ideas muy claras y de eso nos hemos dado cuenta muy pronto. Sabe lo que quiere y el orden defensivo es primordial. Diría que vital.

— ¿Cómo elige el proyecto de la UD? ¿Tenía propuestas de Primera sobre la mesa?

— Tenía alguna que otra oferta. Pero lo que más me llamaba era estar aquí, por la envergadura y la grandeza de este club, por su historia y por el proyecto actual que tiene. Todo esto me hizo decantarme por la Unión Deportiva. Creo que no me equivoqué. Siento que he acertado de lleno con mi decisión y más cuando veo los compañeros que hay. A día de hoy solo tengo palabras de felicidad. Estoy plenamente contento de estar en la isla.

— Imposible no preguntarle por Sergio Araujo. Su compatriota fue el héroe del último ascenso ante el Zaragoza y está entrenando como una bestia. ¿Qué tal ve al delantero?

— Sergio está francamante bien. Lo veo muy bien. La verdad es que me sorprendí cuando lo vi. Yo he jugado contra él y ahora mismo está a un nivel muy bueno. Creo que, con lo que le ha pasado, ha aprendido muchas cosas. Como compañero le pondría un 10 y está demostrando en pretemporada que está muy centrado en Las Palmas. Está haciendo una pretemporada muy buena. Ojalá que sea el salvador y nos de muchos puntos.

— Prometió teñirse de azul si subía con el Leganés y lo hizo. ¿Se atreve a pintarse el pelo de amarillo si logra el mismo objetivo con la escuadra grancanaria?

— ¿Otra promesa? (pregunta mientras suelta carcajadas). Algo tendremos que hacer si logramos el ascenso. Si subimos a Primera División, algún amarillo por algún lado tendrá que haber. Algo habrá...

$!«Sufrí para ser profesional, llegué a dormir una noche en una estación»
  • 1

    ¿Que resultado cree que obtendrá la UD Las Palmas este domingo en su partido contra el Málaga, líder de segunda?

    Gana.
    Empata.
    Pierde.
    Votar Ver Resultados