Sobran argumentos para ver que el ascenso es utópico

12/02/2019

Esta UD no está ni para ir a una guerra, a una batalla sin cuartel ante un rival de superior categoría para hacerle frente. Hay que ser realistas con la situación que atraviesa el equipo. El papel lejos del Gran Canaria sigue siendo igual de pobre y poco vistoso.

Es increíble que una plantilla como la que dirige Paco Herrera no tenga un futbolista determinante en la medular. Todo equipo tiene a un jugador ‘top’ en el medio: el que se asocia con los compañeros, el que da el último pase al delantero, el que corre tanto en defensa como en ataca, el que recupera, el que pelea... Hay argumentos de sobra para hacerle ver al seguidor de Las Palmas que este equipo no puede aspirar a lo que siempre se dijo: ascender.

Hay que contar con otro tipo de jugadores para intentar ser protagonista con el balón y tener así mayores facilidades de cara a portería. Es necesaria una transformación para poder darle un vuelco a este momento, pero parece improbable.

Encima, a esto hay que añadirle que las bandas ni se aprovechan. La participación de Rafa Mir y Blum fue escasa por no decir nula. Sus compañeros le buscaron en momentos puntuales, pero sin ningún éxito en sus internadas. Tímidos acercamientos y bien cubiertos por el Málaga. Con tan pocos recursos, los de Paco Herrera hicieron lo que pudieron y eso que el árbitro quiso convertirse en protagonista desde el pitido inicial.

Ocón Arráiz le anuló dos goles al Málaga (el primero era legal) y luego le expulsó a Bare. Contó con superioridad numérica el cuadro amarillo, pero la alegría duró poco. Deivid, que entró por lesionado Timor, tomó el mando en el medio y cometió un error imperdonable. Entró a destiempo a Alejo, el más incisivo de los boquerones, y se fue a los vestuarios tras apenas 18 minutos en el campo. Si de por sí el cambio no sentó nada bien a la parroquia canaria, esa roja mostró de nuevo otro malestar general con Herrera. El encuentro, lejos de cambiar, siguió con la misma tónica que el inicio. El punto será bueno para algunos, pero para otros no.

No nos podemos olvidar del ataque, una de las posiciones que ofrece muchas dudas. Lo único reseñable de Rubén Castro fue una falta que mandó al limbo en la primera mitad. Para colmo, el ariete salió enfadado cuando le cambiaron y eso no se puede consentir. Parece un cadáver sobre el campo y queda lejos del goleador que llegó a ser. Hay que tener más hambre de cara a portería porque para eso vive de los goles. Sin marcar no puedes ganar, aunque no encajes ninguno. Con muy poco, Las Palmas salió vivo de la capital de la Costa del Sol pero tiene que mirárselo bien para encontrar su mejor versión. Casualidades del destino o no, desde Setién no hay una Unión Deportiva igual.

  • 1

    ¿Está de acuerdo en que la Supercopa de fútbol se juegue fuera de España, como propone la Federación?


    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados