Sin margen de maniobra: ahora o nunca

09/11/2018

La UD llega con la soga al cuello al Martínez Valero y, si no quiere seguir viendo cómo se le escapan los de arriba, solo le vale la victoria. Los últimos dos tropiezos, malgastando ventajas en el marcador, obligan a los amarillos a no fallar más.

La UD tiene que ganar en el Martínez Valero. No puede permitirse otro tropiezo. El golpe del pasado sábado ante el Deportivo fue suficiente. Debe haber un antes y un después al gancho que recibió Las Palmas en la última jornada. Tenía los tres puntos ya en su saco cuando los gallegos empataron sobre la bocina. Se jugó con fuego y se acabó pagando. Las caras de los protagonistas de amarillo eran las mismas que aquellos a los que les toca acudir a un entierro. No hubo ni media sonrisa. Todo lo contrario. El mazazo fue brutal. Pero es ahora cuando la UD debe dar un paso al frente. Ya no tiene más margen de maniobra para permitirse otro traspiés. Es ahora o nunca.

Llegó el momento de demostrar que se quiere el ascenso. Y no solo con ganas. Hoy la escuadra isleña debe presumir de plantilla. Los de arriba no aflojan y tampoco piensan hacerlo. Esto es una maratón y los primeros kilómetros se le están haciendo bastante largos a los pupilos de Manolo Jiménez. El bache parece estar pesando en los lomos y hay que sacudirse el letargo.

Además, entre tanta prisa y urgencia por reencontrarse con la senda de los triunfos, Las Palmas necesita también volver a tejer fútbol. Y para eso tiene la medicina perfecta: Tana. El mediapunta de San Cristóbal apunta a un once titular en el que no se espera a Rubén Castro. Ante el Dépor, cuando el más bajito de amarillo saltó al césped, fue cuando la Unión Deportiva combinó con más soltura e ideas. Con todo, se espera que sea Tana quien tome el testigo y se eche el equipo a su espalda. Le toca bailar en un campo con mucha historia pese a que el Elche es uno de los recién ascendidos a la categoría de plata del fútbol español.

Rafa Mir y Araujo estarán frotándose las manos. Al fin podrán tener alguien que les ponga balones para fusilar al meta rival. La entrada del 24 amarillo romperá el tridente, claramente mermado por el golpe que recibió Rubén la pasada jornada en su ojo, que le impidió entrenar la mitad de la semana con sus compañeros. Otro que no estará es David Timor, lo que hará, casi con total seguridad, que Javi Castellano vuelva a su posición natal. Esa en la que mejor rinde y en la que más balones roba al servicio del colectivo. El valenciano acarrea cinco cartulinas amarillas y está sancionado. Será Maikel Mesa el futbolista que ponga músculo y, en contraposición con Timor, llegada al área contraria.

También será capital que Jiménez sepa llevar la ansiedad. Los últimos encuentros obligan a obtener los tres puntos en Elche y facturarlos a Gran Canaria. Para ello poblará, salvo sorpresa, la sala de máquinas. En portería, un indiscutible Raúl Fernández. El meta vasco tratará de poner el candado en su arco. En la retaguardia, los cuatro futbolistas con puesto garantizado: el incombustible Álvaro Lemos galopará por la derecha, De la Bella hará lo propio por la izquierda y Cala será el líder de la zaga. Para la otra posición de la defensa pelean Deivid y Martín Mantovani. El capitán David García no se recuperó a tiempo y el preparador sevillano no lo forzará. Todo hace indicar que repetirá con el central de Escaleritas, que cumplió ante el Dépor. En el centro del campo las posiciones parecen algo más claras. La baja de Timor obliga al técnico sevillano a retrasar a Javi Castellano, tirado díscolamente el otro día al costado izquierdo. A su lado estará Maikel Mesa, intentando, como acostumbra, asomarse siempre al balcón del área rival para buscar el gol. Ruiz de Galarreta continuará en la banda diestra de interior. Tana cogerá el enganche con Rafa Mir. Y Sergio Araujo, cayendo a la línea de cal por la izquierda, pero con total libertad de movimientos, insistirá con diagonales.

Enfrente, un Elche en apuros. La manita que le endosó el Cádiz en el Carranza el pasado domingo hizo saltar todas las alarmas, por lo que Pacheta, técnico del conjunto blanquiverde, podría volver a su esquema fetiche, el 4-1-4-1. Así fueron capaces de vencer al Málaga (2-0) y al Zaragoza (2-0). Los ilicitanos son decimocuartos en la tabla clasificatoria y solo están tres puntos por encima de la zona que marca el descenso.

Lo que está claro es que al verde saltarán dos escuadras con urgencias. Las victorias están caras en Segunda y solo puede quedar uno vivo en el Martínez Valero.

  • 1

    ¿El relevo del entrenador de la UD Las Palmas mejorará el rendimiento del equipo?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados