Santander como la luz al final del túnel

17/01/2020

La UD acumula cuatro partidos sin ganar (Rayo Vallecano, Fuenlabrada, Badajoz y Zaragoza) y no ha tenido un buen inicio de 2020, con eliminación de Copa incluida. El domingo buscará revertir esta coyuntura desfavorable en El Sardinero.

La UD quiere reencontrarse con su mejor versión en Santander, tras una corta mala racha que se inició desde la cita ante el Rayo Vallecano. El equipo llegó a rozar la gloria ante el Elche con una remontada épica en el Martínez Valero, levantando un encuentro que parecía revocada a la derrota tras la primera parte. Pero con una segundo acto soberbio en el plano defensivo y ofensivo, los amarillos se llevaron los tres puntos que le valieron para dejar en bandeja un final de primera vuelta espectacular y dar un golpe sobre la mesa de la Segunda División. Tras este partido Las Palmas eliminó al Castellón en Copa del Rey y se convirtió en realidad la posibilidad de acabar el año con seis victorias consecutivas si se ganaba al Rayo en casa y colocarse así dentro de los puestos de playoffs para lanzarse en 2020 con un chute anímico. Las cosas se tornaron y ni el partido fue el esperado, ni la despedida a Viera fue la mejor. Las Palmas empató jugando 40 minutos con un futbolista más sobre el terreno y se quedó en el ambiente un sabor agridulce por no acabar redondeando la buena etapa.

Este año tampoco ha empezado de la mejor manera. En el Fernando Torres, contra el Fuenlabrada, los amarillos no pudieron pasar del empate, la UD empezaba a acusar su falta de gol y para rematar se quedaba sin su hombre referencia, Juanjo Narváez. Una semana después llegó la penosa eliminación en el torneo del KO ante un equipo de Segunda División B, el Badajoz, con una preocupante actuación de los amarillos que terminó por hacer entrar en cólera al entrenador madrileño tras la disputa. Tan solo tres días después, los pupilos de Mel tuvieron la ocasión de demostrar ante el Zaragoza en el Gran Canaria que lo ocurrido en Extremadura tan solo fue un pequeño bache sin mayores consecuencias, pero el resultado (0-1) final ahondó un poco más la dinámica positiva que derrochaba el plantel durante el mes de diciembre. Cuatro partidos sin conocer la derrota, pero con las esperanzas vivas al estar de pie aún en la batalla por mantenerse cerca de los puestos de promoción de ascenso.

La cita de este domingo ante el Racing en Santander se antoja de vital importancia para remontar el vuelo y recuperar la confianza contra el colista y equipo con menos victorias de la categoría (tan solo dos triunfos). Los grancanarios tratarán de hacer de verdugos en El Sardinero y revertir la situación para devolver la ilusión a la isla.