Reunión entre Ramírez y Mel en Madrid: hay sintonía total

22/05/2018

El presidente se vio este lunes con el técnico, al que pretende desde hace años y cuyo perfil le agrada, aunque también se ha entrevistado con otros dos y decidirá su elección en las próximas 48 horas

Si todo va como parece y los indicios no engañan, Pepe Mel se convertirá en el próximo entrenador de la UD Las Palmas. El madrileño es el elegido por Miguel Ángel Ramírez, Patricio Viñayo y Tonono, los miembros de que sobreviven de la comisión deportiva y, además, también cuenta con el beneplácito de Toni Otero, el próximo secretario técnico. El presidente se reunió ayer en Madrid con Mel y la sintonía entre ambos fue «total», según confirmaron fuentes de la entidad, lo que parece anticipar acontecimientos al respecto y en breve. Ramírez, que también se ha entrevistado con otros dos entrenadores, ya ha definido la selección de candidatos al banquillo y reduce a tres nombres el elegido. Pero entre todos, Mel es el que parte con mayor ventaja. Su dilatada experiencia en los banquillos y el hecho de ser un viejo anhelo del propio Ramírez, como él mismo reconoce, le dan un diferencial que le despegan de los otros futuribles.

El que hasta hace unos meses fue técnico del Deportivo, su última aventura profesional hasta la fecha, argumentó ante Ramírez razones más que potentes para hacerse con el cargo. Ilusionó al jerarca exponiéndole sus conocimientos de la UD y ni siquiera su experiencia previa en el Tenerife, cuestión siempre sensible, parece que va a frenar su candidatura. Mel asume que si ficha por Las Palmas es con máximas ambiciones y exigencias y se considera capacitado para recuperar la adhesión de la afición porque, vaticinó, hará un equipo ganador y que cale en la grada. Su hambre de triunfos es otro de los intangibles que suma en su favor, ya que, por encima de otras posibilidades, el desafío de devolver a la UD a la máxima categoría es un reto que le motiva más que algunas ofertas que tiene en la reserva.

Ramírez salió «muy satisfecho» de la reunión, «fructífera y cordial», y transmitió a su interlocutor que «en las próximas 48 horas» le llamará para informarle de si, finalmente, le contrata. Mel, con dos ascensos a Primera (ambas al frente del Real Betis), vendría con auxiliares de su confianza y firmaría por una temporada, con renovación automática en caso de ascenso. No habría ningún problema de tipo económico, tal y como las partes ya han hecho ver, dado el interés mutuo en llegar a un acuerdo.

En la UD saben que no pueden fallar en una contratación de enorme valor estratégico y quieren «apostar a ganador», sin experimentos de ningún tipo. Más allá de que a Mel no le fueron demasiado bien las cosas en la campaña recién terminada, lleva dos décadas casi ininterrumpidas ejerciendo, salvando pequeños paréntesis, lo que le otorga un recorrido que es visto como garante de poder manejar un vestuario y conducirlo al éxito, premisa innegociable en el proyecto que está en curso.

En todo caso, Mel forma parte de una terna en la que no se descarta del todo otra vía. Ayer sonó con fuerza el nombre de Manolo Jiménez, también en cartera, y no se le pierde la pista a Martín Lasarte o José Luis Oltra. Quien se cae de cuqluier opción es Muñiz, a quien dan ya por fichado en el Málaga. Pero en la UD buscan la primera opción y Pepe Mel se sabe como el candidato número uno de Ramírez. Así salió ayer de su reunión con el presidente.