La semana del derbi

Que dieciocho años no son nada

07/09/2019

La UD no clava su bandera en el Heliodoro desde 2001 y hoy pretende recuperar la hegemonía perdida en un pleito provincial que, tradicionalmente, siempre le correspondió. Mauricio Lemos y Drolé apuntan a novedades en el once de Mel.

Casi 18 años lleva sin clavar su bandera la UD en el Heliodoro. Fue en diciembre de 2001, en el único derbi en Primera División que se ha jugado en las faldas del Teide. Pedri, esta noche titular y llamado a figura grande, ni siquiera había nacido entonces, aunque, paradojas, protagonistas de hoy figuraron en esa foto tan lejana. Pepe Mel entrenaba al Tenerife y Rubén Castro tuvo minutos aquel día del célebre 1-3, con apagón de casi media hora por una tormenta eléctrica, el técnico de la UD (Fernando Vázquez) en el palco por sanción y un portero (Nacho González) haciendo gol desde el punto de penalti. De todo hubo.

Hay que retroceder una eternidad para situarse en la última vez y resulta especialmente doloroso que en todo este tiempo el clásico del fútbol canario se haya teñido de blanquiazul porque un repaso a los precedentes deja números lapidarios: Las Palmas únicamente ha ganado cuatro de los últimos veinte. Y, para más inri, en este compás contemporáneo se han hecho costumbre los repasos del Tenerife, con remontadas y alguna canallada arbitral como condimentos. Dinamita pura en los debates hegemónicos y una afrenta para los que la UD significa razón de vida, que no son pocos.

Con la temporada en curso recién inaugurada y la trascendencia del partido en cuarentena, imposible ponerse tremendistas en septiembre, sí que cobra relevancia tratar de volver a poner todo en su sitio. Tradicionalmente, la UD fue dominadora siempre del pleito provincial con un balón de por medio. Así está documentado pese al viraje antes aludido. Está en las piernas de los futbolistas recobrar ese trono que tanta simbología tiene para la afición por encima de puntos, clasificaciones y méritos.

Que dieciocho años no son nada

Los derbis se juegan para ganarlos, dice el credo de los puristas. Y esta nueva oportunidad parece a encaje de los intereses propios, con un equipo que va a más y al que los pronósticos también contemplan. Dicho de otra manera, Las Palmas está en condiciones de salirse con la suya y someter en juego y resultado al anfitrión. Una faena completa que comportaría un subidón de los buenos para este proyecto que, a la espera del advenimiento de Viera, pretende seguir llenando la despensa de puntos.

Mel tiene claro el plan o, al menos, así lo aparenta. Le falta Aythami atrás y Drolé pidió sitio en el frente ofensivo luego de un debut eléctrico. Son las dos notas que alteran su pizarra, en la que la mayoría de las piezas son fijas y están definidas. Permutas las justas, ahora que comienza a ver el entrenador signos de evolución y ese aroma a equipo en construcción, con identidad y orgullo, con talento y sudor solidario. Aunque todo apuntaba a la titularidad de Mauricio Lemos como complemento de Mantovani en el eje de la retaguardia, ayer se ensayó que ejerciera de seis, lo que incidiría directamente en Kirian, que perdería galones. A Mel le parece especialmente aprovechable el urguayo en la zona ancha con su aportación de músculo, dominio aéreo y distribución aseada del esférico. Su cultura posicional también ayudaría a contrarrestar la ocupación que Milla y Aitor Sanz pretenden en el pasillo central.

Y se mantiene la duda de si habrá hueco para calzar a Drolé entre los elegidos. Su zancada puede ejercer de arma mortal ante una defensa de mantequilla como la de enfrente. Hace una semana fue un cohete y en la plantilla no abundan los interiores de su corte, explosividad y osadía en cada acción. También está por ver el rol de Narváez, recién llegado y sobre el que hay depositadas buenas expectativas.

El fuerte de esta UD está de media cancha en adelante, con desembocadura en un Rubén siempre letal que llega a la ocasión bendecido, tres goles en dos partidos y sonrisa ambiciosa como carta de presentación. Por ahí, por el atrevimiento, está el camino.

Hoy, viaje de ida y vuelta

La UD efectuará hoy su última sesión preparatoria antes del partido de esta noche y, a la conclusión de la misma, Pepe Mel dará a conocer la convocatoria de 18 elegidos. La expedición partirá a Tenerife a las 13.00 horas y, posteriormente, quedará concentrada en un hotel capitalino para regresar, al filo de las 23.00 horas, a Gran Canaria.

  • 1

    ¿De quién cree que es la culpa del pésimo arranque liguero de la UD Las Palmas?

    El presidente.
    El entrenador.
    La plantilla.
    De todos por igual.
    Votar Ver Resultados