Rubén al rescate en El Sardinero

19/01/2020

La UD quiere dejar atrás una mala racha de cuatro partidos seguidos sin conocer la victoria esta misma tarde en casa del colista. El planteamiento ofensivo será la baza a mejorar para revertir el bagaje negativo obtenido en los últimos choques.

juan pérez benítez (enviado especial) santander

La UD busca aliento y energía positiva en Santander para seguir optando a los puestos nobles de la tabla clasificatoria. Para ello, Pepe Mel recupera a su referencia, Rubén Castro. Tras cuatro partidos consecutivos sin conocer la victoria (empató ante Rayo Vallecano y Fuenlabrada y cayó contra el Zaragoza y Badajoz en Copa), la plantilla liderada por el entrenador madrileño tratará de recuperar el bagaje positivo cosechado a finales de 2019 cuando logró cinco triunfos encadenados entre liga y torneo del KO. Para conseguirlo tendrá que someter al colista de la liga. El Racing ostenta el peor balance de victorias en Segunda con tan solo dos triunfos en 23 jornadas. Esta circunstancia no debe ser una razón para confiarse en exceso, ya que podría volverse en contra. Alberto De la Bella va con la lección aprendida, tal y como el pasado viernes mostró con convicción. Esta cita no va a ser un camino de rosas: «Seguro que nos van a poner las cosas difíciles. Querrán salir de esa situación incómoda en casa», advirtió uno de los capitanes del equipo isleño.

Con la baja añadida de última hora de Sergio Araujo para salir de la entidad isleña una vez más, el equipo vuelve a tener una lista de convocatoria nueva una semana más. La baja del argentino se equilibra con la entrada de Rubén Castro en la expedición. El isletero será la alternativa real a Juanjo Narváez. Mel podrá contar de nuevo con un goleador nato en el área. Lo lógico es que Pekhart salga desde el inicio, dado que cuenta con mayor rodaje, pero Mel se guardará la artillería pesada para el segundo acto. Rubén tendrá que esperar su oportunidad para volver a enfundarse la camiseta con el número siete en un estadio histórico, el mejor escenario para consagrar su vuelta. El ariete grancanario ya dejó huella en los cinco primeros duelos de la presente campaña, en las que llegó a firmar tres dianas a su nombre.

Álvaro Valles será el encargado de defender el arco amarillo un día más. El sevillano ha demostrado valer para el puesto y ahora mismo no tiene rival. Todavía tiene un amplio margen de mejora en ciertos aspectos, pero los fallos que ha tenido hasta el momento los ha solventado con acierto. Demuestra seguridad a la defensa y a su técnico. Por delante tendrá a Curbelo, que vuelve al lateral diestro tras cumplir un ciclo de amarillas. Le acompañará la corporación más segura hasta ahora este curso, tres hombres con experiencia en sus botas y en su mente: Aythami, Mantovani y un atlético Alberto De la Bella.

En la sala de máquinas el madrileño va a tener a Javi Castellano como guardián. Todo lo que entra en su radio de acción, lo corta. El gemelo está a un nivel sobrenatural. Es un baluarte defensivo en el medio del campo, lo que permite desahogar la parte de atrás. A su lado podrá estar Kirian, ya que Fabio ha tenido problemas estomacales en los últimos días y Mel puede reservarle en el banquillo. El tinerfeño está dando la talla y se ha ganado que el técnico le dé confianza. Por delante actuará una línea de tres hombres de índole ofensiva. Por la derecha será Benito Ramírez el que ponga la velocidad y los centros. Pedri es una figura inamovible en el esquema. Liberará su magia entre la banda y la mediapunta para volver locos a los contrarios y para poner pases de ensueño a sus compañeros. El prematuro crack puede liderar sin problemas a sus compañeros hacia la victoria. Atesora una madurez que crece a pasos agigantados en cada partido, lo que puede engrandecer aún más a la UD de tres cuartos de campo para adelante. Aridai tiene papeletas para aliarse con el chico desde la banda izquierda. Aportará desequilibrio y «ojalá» que goles, como él mismo apuntó en su presentación. La punta de lanza será para Pekhart tras la contundente decisión por parte de Mel de dejar fuera a Araujo. El checo tratará de impregnar de alegría la tarde a la hinchada amarilla tras más de dos meses sin mojar, desde la visita del Alcorcón a la isla (1-1).

La zaga amarilla tendrá que estar pendiente de un viejo conocido para en la isla, Álvaro Cejudo. Un centrocampista de mucha clase y con un gran disparo lejano. El jugador de 35 años esta campaña ha demostrado su valía con seis tantos y cinco asistencias, aunque Karim Yoda es quien más puntería ha demostrado en el Racing con ocho tantos en 21 encuentros.