A romper dos rachas interminables

21/02/2020

La UD Las Palmas, que acumula ocho jornadas sin ganar, visita este sábado al Alcorcón en el estadio de Santo Domingo, donde tampoco ha podido imponerse en sus ocho visitas. El tren para engancharse a la zona de promoción espera aún a los amarillos.

ETIQUETAS:

En la vida siempre hay motivos para sonreír. Más allá de las circunstancias adversas, el ánimo, el corazón y la pasión despiertan diariamente para creer. Eso es a lo que te agarras cuando la realidad te golpea, cuando se empeña en no dejar que avances en la consecución de los desafíos, ya sea por los deméritos propios o por factores imposibles de controlar. Es justo el momento por el que atraviesa la UD Las Palmas, carente de alegrías en unas últimas ocho jornadas en las que no conoce la victoria y solo ha sumado cinco de los 24 puntos en juego, acumulando tres derrotas ante el Real Zaragoza, el Deportivo de La Coruña y el Cádiz y cinco empates ante el Rayo Vallecano, el Fuenlabrada, el Racing de Santander, el Tenerife y el Numancia.

Unos números desalentadores que han frenado en seco al combinado de Pepe Mel, que adolece ya de la magia de Jonathan Viera, un jugador innombrable por su sombra tan alargada y difícilmente cubierta, y con una enfermería dispuesta a no vaciarse antes de junio, para deslizarlo hasta la zona media con 36 puntos, a 12 del ascenso directo, a cuatro de la promoción de ascenso y a siete del descenso, el objetivo de un representativo que, sin vencer desde diciembre -lo hizo ante el Elche por 2-3-, podría aspirar a cotas mayores en caso de revertir la dinámica en una categoría de plata más igualada y barata que en campañas pretéritas.

Y si no que se lo pregunten al Deportivo de La Coruña, que hace siete jornadas era un candidato fijo al descenso por su incapacidad para obtener resultados y, tras la llegada del extécnico amarillo Fernando Vázquez, ha sumado seis triunfos y un empate para dejar la zona movediza a cinco puntos y colocarse a seis de la promoción. Por eso, queda camino por andar y la UD está a tiempo de todo, pero, obviamente, pasa por empezar a ganar. Y que mejor sitio que el estadio de Santo Domingo, la casa del Alcorcón, donde Las Palmas no ha saboreado la victoria en sus ocho visitas -seis en Segunda División y dos en Segunda B-.

Pero, como la vida misma, este sábado (15.00 horas, Movistar LaLiga 2) puede ser un gran día para disfrutar. Porque poco se espera de un equipo sin chispa, sin confianza y con la pegada limitada. Una UD que, si bien no mereció ganar en Soria el pasado sábado, tuvo los tres puntos en el bolsillo hasta un final fatídico, cuando un error de De la Bella supuso un castigo para un bloque frágil a nivel emocional.

Precisamente, el lateral izquierdo catalán se pierde esta cita por lesión -sobrecarga en el isquiotibial- y, si bien Benito Ramírez ha sido el recurso de Mel por la baja de Dani Castellano también, podría no serlo en esta ocasión para mantenerlo en zona ofensiva y que sea Eric Curbelo, dueño del lateral derecho desde la lesión de Álvaro Lemos, el elegido, por lo que Srnic volvería al once para retrasar su posición.

Asimismo, Íñigo Ruiz de Galarreta, ya recuperado y con buenos minutos ante el Numancia, acompañaría a Javi Castellano en la zona de máquinas, manteniendo al citado Benito por la derecha y a Narváez por la izquierda, dejando la mediapunta para Pedri y a Rubén Castro, goleador en las últimas dos fechas ligueras para alcanzar los cinco tantos tras tantas jornadas de ausencia por lesión, en la punta de lanza. A pesar de las vicisitudes, al menos el madrileño dispone de opciones para decidir, algo de lo que no ha podido presumir en múltiples jornadas.

Más allá de la elección de las piezas, el panorama evita debates: ocho jornadas sin ganar y ni una sola victoria en el recinto del sur de Madrid. A partir de ahí, toca verse las caras con el Alcorcón, que se presenta tras asaltar el Carlos Tartiere de Oviedo (1-2) y suma 14 partidos imbatido a domicilio, pero que está flaqueando ante sus incondicionales, ya que los alfareros únicamente han vencido en cuatro de los 14 encuentros en Santo Domingo, tumbando solo a la Ponferradina en lo que va de año en sus últimos seis choques como local. El peligro del conjunto de Fran Fernández es el ariete andaluz Stoichkov, quien lleva 12 goles -los dos últimos ante el Oviedo en la pasada fecha- y es el cuarto máximo goleador del torneo.

Por tanto, toca ver la versión dominadora de la UD Las Palmas, pero también la ambiciosa y resolutiva para romper dos rachas interminables y ser optimistas.