Entrevista con Kirian Rodríguez

«Me siento como un niño chico y la sonrisa me delata»

01/08/2019

El futbolista tinerfeño, doctorado ya en el último pase, analiza su metamorfosis a centrocampista total. Mediapunta al que le gusta acariciar y mimar la pelota, no huye a los choques y rompe los moldes de la finura. Jugar en su posición se cotiza al alza y se ofrece a ejercer de multiusos. Habla de la polivalencia, de su gusto por Jonathan Viera, pero también por Vicente Gómez, y de lo feliz que se siente al defender el amarillo.

— Primera pretemporada con la UD y ya tiene ficha en el primer equipo. ¿En qué ha cambiado su vida?

— En nada. Que ahora estamos en Marbella en pretemporada y antes en el Anexo (ríe a carcajadas). De resto, acoplándome al equipo y con mucha ilusión.

— Usted es un mediapunta algo atípico. Es de los que van al choque y meten la pierna donde sea.

— Está claro que estos dos años en Segunda B de la mano de Juan Manuel Rodríguez me han ayudado mucho a aprender que hay que chocar y trabajar, que el equipo no solo necesita ese último pase.

— De hecho, el curso pasado ante el Numancia jugó en el doble pivote y en lo que va de verano está compitiendo como interior en un 4-3-3.

— Creo que me puedo adaptar a donde quiera. A todos nos gusta ser ese mediapunta de calidad, pero si quieres vivir de esto y seguir escalando tienes que adaptarte a lo que venga. Claro que uno tiene esa esencia del mediapunta canario, pero ves que el fútbol de hoy en día no es solo ese regate, tacón o pase, sino que, al fin y al cabo, si quieres triunfar tienes que aportar más cosas que solo lo vistoso.

— Le cuesta esconder esa sonrisa. ¿Cómo es eso de vivir un sueño?

— Yo me siento como un niño chico. Está claro que la sonrisa me delata. Estoy entrenando y me río, miro alrededor y, por ejemplo aquí, veo a jugadores del Granada y gente muy conocida. Creo que tengo nivel para mostrarlo y lo haré lo antes posible.

— Mel está usando dos bloques en esta preparación estival. Uno que, por nombres y jugadores, se presupone titular y otro que podría ser la denominada segunda línea. Usted está al lado de los Timor, Galarreta o Sergio Araujo.

— Creo que el míster está intentando repartir minutos y rodaje. Los onces se pueden haber dado por las circunstancias, que se lesiona uno y entras en el once. Es lo normal para llegar al inicio de liga con ese ritmo de competición y esas ganas. En los últimos partidos he entrado con Timor y Galarreta y es muy cómodo jugar con ellos. David me ayuda muchísimo por detrás. Me corrige los aspectos defensivos y entre los tres intentamos entendernos lo antes posible. Porque por ahí es por donde va a caminar el equipo. El centro del campo es imprescindible.

— ¿Cuál ha sido su receta para convencer al entrenador madrileño?

— He intentado ser yo mismo, demostrar que tengo soltura con balón y puedo aportar cosas al equipo. Y trabajar sin balón también. Ser polivalente. Que pueda ponerme por detrás o poder competir por delante. Que llegue el primer partido de liga y sepa que puede tirarme a una banda.

— Hablando del centro del campo, la sala de máquinas se antoja fundamental en el fútbol.

— El míster es el primero que nos lo dice. Somos los que marcamos la pauta de tirar hacia arriba y ser verticales, de buscar la portería, pero también los que tenemos que poner la pausa para descansar un poco teniendo el balón. Hay veces que esta zona es la que marca el ritmo.

— Por su manera de moverse con la pelota recuerda mucho, salvando las distancias, a Juan Román Riquelme.

— Y yo que siempre he sido más de Pablo Aimar (no puede aguantar las risas). Pero era un jugador que marca, que gusta mucho. Parece que tiene un ritmo lento, pero te lo cambia para irse hacia la portería.

— Luego hay quienes dicen que es el Jonathan Viera tinerfeño.

— Soy muy de Viera, pero también de Vicente Gómez. Tener el trabajo de Vicente, que es un jugador que me gusta mucho y en el que me intento fijar por el recorrido y la implicación que tuvo aquí en la UD, es importante. Igual que Viera. Quieras o no, con ese regate, es el que gusta a todos.

— ¿Y cómo lleva eso de ser de Tenerife y jugar en la UD Las Palmas?

— Lo dije el año pasado entre las bromas cuando renové (sonríe). Yo aquí soy y me siento uno más. Mis padres saben que yo en Gran Canaria soy muy feliz y muchas veces incluso he pensado ya en quedarme a vivir aquí cuando sea mayor. Mis amigos bromean mucho cuando vuelvo. La típica broma de los tennis y las playeras. Allí cuando voy les digo que uso playeras para molestarlos un poco (vuelve a reír).

— ¿Qué puede aportar este año?

— Hambre, ganas e ilusión. Compromiso porque venimos de abajo. Aunque yo sea de Tenerife veo a la UD como el equipo de la tierra. Y queremos que esté lo más arriba.

— ¿Y qué le pide el técnico? Se le ve muy cercano a usted.

— Que juegue hacia adelante. Que me gire y busque a los extremos y a los delanteros. Que atrás ya hay gente que puede jugar.

— El último ascenso a Primera División se conquistó con un equipo con muchos canteranos. Esta temporada la plantilla está plagada de gente del filial. ¿Se repetirá la historia?

— Cualquier cosa es posible. Fíjate, posible es que el Mallorca ascienda a Segunda y en un año suba a Primera División. Posible es el Leganés de Segunda B a Segunda y de Segunda a Primera. Lo puede hacer cualquiera. Nosotros lo que queremos es hacer un equipo compacto y que le pueda ganar a cualquiera en cualquier sitio. Que mires la tabla y veas que este equipo lucha.

— Será clave empezar bien con el inicio de competición que espera. Huesca, Málaga, Racing de Santander y Tenerife, casi nada.

— Sí, pero si te pones a mirar, el tramo final también es complicado. En Segunda hay muy buenos equipos y muy buenos jugadores. Habrá que ir sumando de tres en tres.

— El presidente dijo que el objetivo era la permanencia. ¿Qué meta se marca el vestuario?

— Nuestro objetivo es limpiar la imagen del año pasado. Ir partido a partido, sumando. Que podamos ir a ganar en cada partido. No queremos ir a jugar con miedo a perder. Queremos enganchar a esos aficionados que sienten que ya esta UD no les representa. Esperamos que este equipo vaya de la mano. Unos con otros, para así poder demostrar realmente de lo que somos capaces. Queremos competir desde el minuto 1 hasta el 98. Estamos muy unidos y trabajando con muchas ganas.

  • 1

    ¿Cree que se debería haber suspendido el encuentro de la UD frente al Huesca?

    Si
    No
    Ns / Nc
    Votar Ver Resultados