Los blanquiazules, con menos tinerfeños y más dudas tras el 4-0

05/09/2019

El Tenerife se presentará al clásico del fútbol canario en el peor momento de lo poco que va de temporada tras la humillante goleada contra un recién ascendido como la Ponferradina. Con la baja del lateral izquierdo Róbert Mazán como única ausencia importante, presentará un once compuesto por menos futbolistas tinerfeños que el que pondrá en liza Las Palmas el próximo sábado en El Heliodoro.

A pesar de la debacle de la anterior jornada en Ponferrada (4-0), López Garai no tiene previsto ninguna revolución para recibir a la UD. El central Sipcic, especialmente horrible en este último partido, podría ser el señalado después de haber sido el culpable de dos de los cuatro goles encajados el paso fin de semana. Su lugar, si el técnico se decide a castigarlo con la suplencia, lo ocuparía Carlos Ruiz, quien formaría pareja con el intocable Alberto en el centro de la zaga. En los laterales, por la derecha Luis Pérez es indiscutible. Sin embargo, es en la banda izquierda donde el entrenador tendrá que buscar soluciones a la ausencia de Róbert Mazán, que ha sido citado con la selección eslovaca. El recambio natural sería Isma López, que ya actuó de titular en la primera jornada. Pero las dudas que ha dejado a nivel defensivo podrían llevar a inventos al de Baracaldo. Un central zurdo como Álex Muñoz o un lateral diestro que juega a pierna cambiada, como es el caso del estadounidense Shaq Moore, son las alternativas, pero parten con menos opciones que López.

De lo que no hay duda es del doble pivote blanquiazul. El Tenerife está jugando con un 4-3-3 con Aitor Sanz y Luis Milla, dos inamovibles para su técnico, por delante de la defensa. Precisamente el centrocampista madrileño está siendo uno de los futbolistas más destacados en este inicio irregular del campeonato. Si deja más incógnitas el tercer hombre, el conector entre el mediocampo y la delantera. Naranjo y Borja Lasso se disputarán esta posición, porque aunque ambos se han desempeñado como titulares en los dos últimos encuentros, la mala imagen que dejó el conjunto isleño en su último compromiso podría llevar a López Garai a cambiar de hombres en busca de soluciones. Y en este rastreo de alternativas que reactiven al equipo, ni Suso ni Malbasic corren peligro de irse al banquillo. El canario será el único tinerfeño que vista la blanquiazul en el derbi, además de ser, junto a Sanz, uno de los jugadores más en forma de la plantilla. Y con respecto a Malbasic, aunque no está teniendo suerte de cara a la portería contraria en estos primeros choques, su entrenador confía en que solo sea cuestión de tiempo de que el atacante serbio recupere el olfato de gol, y ve el clásico insular como la ocasión perfecta de su renacer. No en vano, Malbasic ha sido, junto a Suso y Lasso, los únicos que han anotado en este inicio.

Podría ser, por lo tanto, Dani Gómez el arma secreta que el preparador vasco se esté guardando para el gran día. El punta madrileño jugó de inicio en la primera jornada, pero en las dos siguientes fue relegado a la suplencia. Y aunque el plan le salió al técnico contra el Numancia, fracasó con estrépito la semana siguiente en el desastre de Ponferrada. De momento, y por lo visto en los entrenamiento, la idea de López Garai sería la de recuperar para la causa al joven futbolista cedido por el Real Madrid y dar más mordiente a un ataque que solo ha visto portería jugando en casa. Josep, Mantovani, Lemos y compañía tendrán trabajo.