Fútbol / UD Las Palmas

La UD esperará al lunes para dar su protocolo al gobierno regional

03/06/2020

Cambio de planes de la hoja de ruta trazada por la UD en el proceso que persigue sacar adelante su protocolo especial para abrir el Gran Canaria al público con la reanudación del campeonato liguero. La intención inicial pasaba por haber remitido ayer toda la documentación a LaLiga, pero, finalmente, se ha optado por centrar todos los esfuerzos en esperar al próximo lunes, día 8 de junio y en el que Gran Canaria entrará en la fase 3, la que habilita las pretensiones de la entidad. Y es que a partir de ese día será el Gobierno de Canarias el que tenga la autoridad para proceder en la apertura de espacios públicos y la celebración de eventos.

Precisamente ayer el Congreso refrendó esa competencia de tal manera: «La autoridad competente delegada para la adopción, supresión, modulación y ejecución de medidas correspondientes a la fase III del plan de desescalada será, en ejercicio de sus competencias, exclusivamente quien ostente la Presidencia de la comunidad autónoma, salvo para las medidas vinculadas a la libertad de circulación que excedan el ámbito de la unidad territorial determinada para cada comunidad autónoma a los efectos del proceso de desescalada. Serán las comunidades autónomas las que puedan decidir, a los efectos del apartado sexto de este acuerdo, y con arreglo a criterios sanitarios y epidemiológicos, la superación de la fase III en las diferentes provincias, islas o unidades territoriales de su comunidad y, por tanto, su entrada en la «nueva normalidad».

Por tanto, y partiendo de lo dispuesto y ratificado ayer, la UD confía en hacer valer el pacto que ya tiene tanto con Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias, como con Antonio Morales, líder del Cabildo insular, para cumplir con su pretensión exclusiva de brindar a sus aficionados la opción de acudir a Siete Palmas, dentro, eso sí, de unos parámetros que salvaguardarán la salud de todos los que acudan con una serie de medidas.

Considerando el orden jerárquico, ya regulado por el Ejecutivo central, la oposición del Consejo Superior de Deportes no inquieta lo más mínimo, dado que en la UD van a actuar «conforme a la legalidad vigente y el amparo de lo dispuesto por las autoridades políticas y sanitarias».