Fútbol

La UD cede la Casa Amarilla al Servicio Canario de Salud

29/03/2020
ETIQUETAS:

La UD Las Palmas, con su presidente Miguel Ángel Ramírez al frente, alcanzó ayer un acuerdo con el Servicio Canario de Salud para que, entre otras medidas solidarias, pueda disponer de su residencia de jugadores, situada en la calle Nardo, en el barrio de Las Torres, para que allí puedan descansar todos los profesionales que ahora trabajan en las labores de controlar la pandemia del coronavirus.

Dado que los sanitarios, servicios de seguridad o de distribución de material, entre otros gremios, continúan con una actividad febril, el hecho de que puedan disponer de camas fuera de sus domicilios se valora como algo muy importante para contener la transmisión.

La residencia de jugadores de la UD, inaugurada en la temporada 2010-11, dispone de unas veinte plazas para pernoctar, además de otras dependencias como comedor, baños y zonas comunes, por lo que se dan las condiciones necesarias para que allí, de manera temporal «y mientras sea necesario», según palabras del propio Ramírez, se haga el uso que así se estime desde las autoridades sanitarias.

«La UD está a disposición de la sociedad y los dirigentes políticos y sanitarios para todo lo que se le requiera con el ánimo aportar su ayuda y colaboración en estos momentos en los que la solidaridad es más necesaria que nunca», admite Ramírez, «satisfecho» por poder prestar desde la entidad una vía más para sumar fuerzas.

La residencia de jugadores «puede tener uso de manera inmediata», dado que, desde que la abandonaron los futbolistas para confinarse en sus hogares, «quedó en perfecto estado de revista» y habilitada para su reactivación sin necesidad de acondicionamiento alguno.

Cabe destacar que, días atrás, la plantilla profesional anunció que donaría material sanitario para, como con esta iniciativa, el representativo se una a otras instituciones que, de igual manera, han empezado a acumular gestos altruistas. Los futbolistas no dudaron en hacer una colecta para reunir el dinero necesario que permita una compra importante de útiles y medicamentos ahora necesarios para frenar la expansión del coronavirus. De igual manera, no se descartan más gestos de esta naturaleza.