Entrevista con... Pepe Mel

«La mejor versión de la UD va a llegar a tiempo para aspirar a todo»

29/11/2019

Sonriente, con gesto facial de serenidad y en su despacho profesional, poco después de terminar la sesión de trabajo. El entrenador de la UD Las Palmas, buen dominador del verbo y los tiempos, recibe a CANARIAS7 en uno de los momentos estratégicos de la temporada, ya casi alcanzando el meridiano del calendario. En su análisis, prisma sereno y optimismo.

— ¿Cómo se respira en la UD después del triunfo ante el Real Oviedo? Más de un mes sin ganar se estaba haciendo demasiado largo...

— Ganar siempre es una buena noticia y, desde luego, que el último resultado lo valoramos de la mejor manera. Pero mi alivio es mayor por ir recuperando a gente porque es muy difícil mantener una regularidad cuando, continuamente, se ta caen jugadores y tienes ausencias de tanto tiempo. Ir sumando efectivos al equipo nos hace sentirnos más confiados y seguros de nuestras posibilidades.

— Lesiones, sanciones, convocatorias internacionales que aumentaban las ausencias, resultados negativos... ¿Llegó a temerse lo peor en esta fase crítica?

— Esas adversidades que se nos escapaban, como las lesiones, nos tenían muy preocupados. Ahora estamos en una disposición mucho mejor, desde luego. Pero hoy mismo hemos estado sin Pedri porque tuvo que pasar la noche en el hospital por indisposición. Y el domingo pasado, antes del Oviedo, se nos cayó, de repente, De la Bella... Se nos ha ido juntando todo. Pero cuando estemos todos, que es algo que espero y deseo con muchísimas ganas, desde luego que la UD va a ser mucho más fiable.

— ¿Qué pegamento ha aplicado en las transiciones más desfavorables para mantener el control del vestuario?

— Ver y notar que el jugador cree en ti es esencial. Un cuerpo técnico depende siempre de la confianza que le da su plantilla. Perdíamos jugadores y los que quedaban estaban a disposición para todo, comprometidos y unidos. Es algo que se ha ido dando no ahora. Recuerdo en la tercera jornada cuando, con la estructura que habíamos montado para jugar con un 4-1-4-1, el futbolista importante en ese encaje, que era Timor, se va. Eso nos obligó a reinventarnos otra vez. Y nos hemos ido habituando a superar adversidades sin lamentarnos.

— Dice que el equipo cree en usted. ¿Qué ha hecho para ganarse ese ascendente?

— Haber rejuvenecido la plantilla, con mucha presencia de canarios y de canteranos, es algo que ayuda. Los jóvenes te agradecen con su esfuerzo la confianza. Y a la gente más veterana le ha ido, también, de maravilla. No tiene nada que ver el ambiente de trabajo de ahora que el que había el año pasado. Hemos implantado normas de convivencia nuevas que han hecho más fuerte al grupo. Por ejemplo, según entran en estas instalaciones está prohibido el teléfono móvil. Únicamente el médico y el delegado pueden utilizarlo. Cuando yo llegué a la UD los futbolistas apenas hablaban entre ellos. En las comidas el silencio era total porque estaba cada uno pendiente de su teléfono y de su mundo. Eso no puede ser. Hemos mejorado muchas rutinas y eso se nota en todos los aspectos. Y, por supuesto, el disponer de una Ciudad Deportiva como la nuestra nos da un diferencial tremendo.

«La mejor versión de la UD va a llegar a tiempo para aspirar a todo»

— Cree en usted el vestuario y también el presidente, que siempre le ha respaldado incondicionalmente...

— El presidente está cumpliendo con lo que a mí me dijo. Está cumpliendo con su palabra. Hablaba de proyecto y yo le decía que un proyecto en el fútbol se acaba con tres resultados malos. Y él me decía que no es así. Que si hacía los cambios que yo pretendía, de meter gente joven, de rejuvenecer, me apoyaría. Y así es. Hemos tenido rachas malas y siempre ha estado ahí.

— Fundamental esa paciencia y comprensión para usted...

— Por supuesto. Sumas los avatares que hemos tenido y resultados adversos y sin esa paciencia y confianza ya no estaríamos aquí.

— En clave futbolera, antes empoderaba el grupo por encima de nombres propios. ¿Cómo digiere que Pedri y Viera monopolicen todos los focos?

— Tanto la plantilla como yo lo llevamos bien. Tenemos un vestuario muy sano que comprende que se destaque a Jony o a Pedri, aunque el trabajo sea colectivo. Jony y Pedri son generosos en todo lo que hacen y suman como el que más. Lo que no podemos esconder es el talento de un chico que acaba de cumplir 17 años o de la categoría de alguien que ha venido y ha hecho siete goles en nueve partidos.

— ¿Le ha sorprendido la predisposición de Viera? Internacional, sueldo millonario y viene a la UD a sudar en Segunda...

— Pues sí. Y desde el primer día he podido comprobarlo. Está metido y comprometido en hacernos mejores. En el campo todos ven lo que hace para llevarse el diez. Yo le doy el diez en todo lo que no se puede ver, en todo lo que hace a diario.

— ¿Qué va a pasar con él? ¿Qué intuición tiene a día de hoy acerca de su futuro en la UD y el deseo de que siga hasta junio?

— Lo tenemos muy difícil. La mínima posibilidad puede venir si su equipo gana la Liga en China. Yo también confío en las ganas que tiene Jonathan de quedarse en su tierra y en su equipo y, también, en la capacidad de nuestro presidente, que ya hizo el milagro de traerlo en verano, algo que parece normal pero que ya fue en su día algo extraordinario.

«La mejor versión de la UD va a llegar a tiempo para aspirar a todo»

— Pero hay tremendismo en el ambiente. Parece que si se va Viera se cae la UD...

— Si se va en las próximas semanas, coincidirá con las reapariciones de Araujo o Rubén Castro. Y también iremos al mercado invernal para tratar de reforzarnos. Claro que hay vida después de Viera.

— ¿Se anuncian muchos cambios para enero?

— Lo que pase con Viera nos marcará todo. Además, necesitamos músculo y fortaleza en el centro del campo, sin desmerecer a Javi y Fabio, por supuesto. Muchos cambios no puede haber porque únicamente nos queda una ficha libre.

— ¿Pedri va a ser su gran legado?

— Fue una decisión atrevida y en el club sorprendió a muchos, pues había gente que apostaba por mantenerlo en categorías inferiores. Pedri demostró que estaba preparado para la alta competición. Y se ha visto que fue algo importante para la entidad a nivel económico, por su venta al Barcelona, y también creo que es un mensaje a toda la cantera. Aquí hay un cuerpo técnico que si ve talento y oportunidad no va a dudar. Se ha visto con los estrenos de muchos canteranos y que se han quedado y consolidado.

— ¿Cómo ha tutelado a Pedri fuera del césped en su ascenso meteórico?

— Ha sido muy fácil por su manera de ser. Observa, respeta los códigos, cuando los veteranos toman la iniciativa da un paso hacia atrás, ha encajado muy bien en el grupo, se esfuerza al máximo en cada entrenamiento. Por las tardes estudia, algo que es importante para su formación como persona, Aythami se está encargando de estar muy pendiente de él en el día a día... Cuanto mejor son sus compañeros, mejor es él. Brilla en lo personal y en lo colectivo. Lee el fútbol muy rápido. Pronto estará en el Barcelona y allí se va a terminar de disparar.

— ¿La Segunda División no es una cárcel para él con la progresión que ya tiene?

— Seguir jugando con juveniles es lo que sería una cárcel para él, y lo digo con todo el respeto desde el fútbol profesional.Con tres partidos con la UD creo que avanza mucho más que jugando el Mundial sub-17. El fútbol profesional le va a dar lo que necesita unir a las condiciones que ya atesora.

— ¿Cómo valora la respuesta de jugadores que en verano no contaban, como así lo admitió usted públicamente, y que han ido haciéndose hueco en sus planes?

— He sido futbolista y sé que lo que un jugador jamás perdona es que su entrenador no sea justo en sus decisiones. Un entrenador está muerto si mide con diferente trato a unos y otros en un vestuario. Yo valoro rendimientos y comportamientos. Javi Castellano lo tenía difícil y se ha ganado todo. Como Srnic o como Pekhart. El que se gana jugar, juega. Y así voy a seguir.

— Unos lo ganaron y otros van camino de descarrilar si no cambian. ¿Le ha fallado Mauricio Lemos, un futbolista por el que usted dio la cara?

— Mauricio Lemos es un chico muy joven, aunque parezca un veterano tiene 23 años. Hay que trabajar mucho con él porque está en un proceso en el que le están pasando muchas cosas que ya antes le ocurrieron. No está consiguiendo ser los domingos el jugador que sabemos que es. Es recuperable y sé que nos va a ayudar. Yo voy a estar detrás de él para que no baje los brazos porque ahora, con la meritocracia que hemos impuesto, tiene por delante a otros compañeros.

— Y está al llegar Tana, que es una moneda al aire...

— Lo mejor que tenemos es el grupo. Jony y Pedri funcionan por el grupo que tenemos. Ninguno de los dos miran por la individualidad. Tana tiene que integrarse a todos los niveles. Si es así, estará. Depende de él. La ficha que ahora tenemos libre puede ser para él si se lo gana.

— A punto de cumplir nueve meses en la UD, ¿cuál es el rasgo de su equipo que considera más reconocible en su manual?

— Lo mejor ha sido la gestión del grupo. La plantilla crece rápido ante las adversidades. Valles, Cedrés, Fabio, Eric o Benito no son los mismos futbolistas que hace tres meses. Y eso va para bien y rema a favor del crecimiento del club.

— Menos el Cádiz, todos los que están arriba parecen abordables. ¿Está más barato este año meterse arriba?

— Así lo hemos vivido nosotros, que llegamos a ser quintos con una racha de triunfos. Para mí lo más importante es recuperar a todos los jugadores. Porque con todos nuestros jugadores, la mejor versión de la UD llegará a tiempo para aspirar a todo. Quiero que cuando llegue el mes de abril estemos ahí, con posibilidades. Tenemos 22 puntos y estamos más cerca de arriba que de abajo. Ahora viene un mes de diciembre importante, al que hay que sumarle la Copa, y queremos competir y ganar.

— ¿Hasta qué punto le afecta o le llega la fractura social que se ha escenificado en el Gran Canaria recientemente con las censuras de una parte de la afición a Miguel Ángel Ramírez? ¿Afecta esto al equipo?

— Tenemos un equipo muy joven y yo lo único que le puedo pedir a nuestra afición es que durante los partidos animen a los chicos, que lo necesitamos. Lo que hagan los seguidores antes y después, corresponde a ellos y no entro a valorarlo. Lo que rogaría es que nuestros jugadores tengan el máximo respaldo posible cuando jueguen en casa.

— ¿Ha hablado de su renovación? ¿Le gustaría garantizarse la continuidad en la UD?

— Aquí tengo lo que quiero. Cariño por la calle de la gente, un club magnífico, un proyecto muy ilusionante para seguir creciendo, respeto de todos... ¿Para qué buscar fuera si ya lo tengo todo en la UD? No veo motivos para cambiar.