La expiación de Mel en el Gran Canaria

09/09/2019

La UD afronta dos partidos consecutivos en casa ante almería (sábado 14) y Sporting (jueves 19) con los que su técnico tiene una inmejorable oportunidad de mejorar sus registros como local. Solo ha logrado 11 puntos de 27 posibles en la isla

ETIQUETAS:

Históricamente Las Palmas se ha mostrado como un equipo poderoso en la isla, donde se ha ganado el sobrenombre de matagigantes al erigir un fortín en su campo, sobre todo en la época del Insular, desde donde basaba sus éxitos en la Liga. Pero el Gran Canaria también vivió grandes momentos, imponiendo su fortaleza como local para paliar las debilidades que normalmente descubría fuera de Siete Palmas. Sin embargo, Pepe Mel no está consiguiendo dar continuidad a esta seguridad en su feudo, y los puntos vuelan casi con la misma asiduidad en el archipiélago que en la península.

Y es que los números en el recinto de Siete Palmas desde que el entrenador madrileño asumió los mandos del representativo son, cuanto menos, discretos. Aquí ha disputado nueve encuentros de los cuales solo consiguió tres victorias, dos empates y cuatro derrotas. Es decir, ha besado más veces la lona de las que ha salido a hombros. Y eso en Segunda División, una categoría presuntamente más asequible para mandar en la isla que cuando el equipo disputaba la máxima división del fútbol español, época en la que se recibía a rivales de mucha más entidad y los traspiés eran entendibles.

Además, de los tres triunfos conseguidos hasta ahora, todos logrados en la recta final de la temporada pasada, dos se conquistaron contra rivales prácticamente desahuciados y que terminaron bajando a Segunda División B. Tanto el Córdoba como el Rayo Majadahonda visitaron la isla en situaciones muy complicadas. El primero, sintiendo ya que el desastre era inevitable, y lo confirmó con el 1-0 en la isla. El conjunto madrileño, por su parte, aterrizó en plena lucha por salvar la categoría, pero sus huesos también terminaría dando con el descenso tras caer por 3-2 en Siete Palmas. Antes que ellos cayó el Lugo, que fue el primer rival al que Mel pudo ganar como local. Y el conjunto gallego, también de los más flojos de Segunda, se terminaría salvando de la quema por apenas dos puntos. Rivales asequibles para una Unión Deportiva diseñada para ascender a Primera, aunque al final acabase más cerca de la parte de abajo de la tabla que de las posiciones de Playoffs.

Y esta temporada no se están mejorando los registros. La derrota en el debut del curso 2019-20 en casa ante el Huesca y el empate en el último segundo contra el Racing no hacen sino empeorar una estadística que Mel está obligado a revertir. Y para ello tiene una inmejorable ocasión por delante con dos partidos consecutivos en el Gran Canaria. Primero llegará el Almería el próximo sábado (17.30 horas, Gol), y luego, el jueves 19, el Sporting de Gijón (21.00 horas, Vamos). Doble ocasión para lograr la primera victoria de la campaña y empezar a mejorar unos datos en Siete Palmas que empiezan a ser preocupantes.

Por la afición. Y, de paso, dar una alegría a los seguidores amarillos, que últimamente se han tenido que conformar con ver sobre el campo a un equipo mucho más arraigado, lleno de canteranos y jugadores de la tierra, para tener motivos para estar orgullosos. Porque en cuestión de resultados, nada que rescatar. Los desplazados al Heliodoro dieron una lección con cánticos de apoyo y ánimos a los jugadores a pesar del empate, hasta más de dos horas después del pitido final. Y en el recinto amarillo, el respetable ha decidido hacer borrón y cuenta nueva a las últimos años y estar al lado de sus futbolistas. Ahora falta que los jugadores estén a su altura. La afición lo merece.

  • 1

    ¿De quién cree que es la culpa del pésimo arranque liguero de la UD Las Palmas?

    El presidente.
    El entrenador.
    La plantilla.
    De todos por igual.
    Votar Ver Resultados