Jesé celebra un gol con la camiseta de la UD Las Palmas. / udlp

Jesé, que se casa el 2 de julio con Aurah, quiere quedarse en la UD

Estudia en Dubai ofertas de Emiratos Árabes, China y Turquía, tres veces superiores a las de la UD Las Palmas, pero está dispuesto a perder dinero. Depende del entrenador García Pimienta

PEDRO GARCÍA Las Palmas de Gran Canaria

Jesé Rodríguez se siente amarillo. Quiere seguir vistiendo la camiseta de la UD Las Palmas y ser partícipe del nuevo proyecto deportivo. Su compromiso con el equipo lo tiene grabado a fuego en su corazón. Su continuidad no está descartada, ni mucho menos, podría estar cogiendo fuerza otra vez.

El talentoso jugador grancanario cuenta con importantes ofertas de Emiratos Árabes, China y Turquía, tres veces superiores a las cantidades a las que puede llegar a pagar la UD Las Palmas por su renovación. Ahora mismo se encuentra en Dubai escuchando las propuestas que le trasladan los agentes, que entienden que todavía es un futbolista con un cartel apetecible para muchos clubes del Golfo Pérsico.

El tema familiar es muy importante para él, y la mejor opción para continuar disfrutando del fútbol es la UD Las Palmas. De vacaciones y con la mente puesta en solucionar lo ante posible su situación deportiva, sigue con los preparativos para su boda, que tendrá lugar el próximo sábado 2 de julio en Gran Canaria. Un acontecimiento esperado y muy mediático.

El presidente Miguel Ángel Ramírez y Luis Helguera, director deportivo, quieren que continúe. Ahora, la última palabra depende del técnico barcelonés Xavier García Pimienta, en contacto diario con la dirección deportivo, que sigue configurando la nueva plantilla y la pretemporada. Pero Jesé no quiere quedarse para ser suplente. Eso lo deja claro. Su rendimiento deportivo tiene mucho margen de mejora y todos saben de qué manera Jesé puede alcanzar su pico de rendimiento más alto.

Las declaraciones que vertió el futbolista al término del partido frente al CD Tenerife «el entrenador se ha equivocado» le han podido pasar factura, pero desde su entorno más cercano, sin entrar a valorar el momento y el lugar de esas palabras, entienden que Jesé debe ser valorado más por el compromiso que ha existido con el club y por el empeño que siempre puso para volver y convertirse en un jugador referente y con peso dentro y fuera del terreno de juego. Su máxima ilusión es ascender a Primera División con la UD Las Palmas, y eso no se lo quita de la cabeza.