Fútbol /UD Las Palmas

«Hay que empezar con el pie derecho, con una victoria»

25/05/2020
ETIQUETAS:

«Hay que empezar con el pie derecho, con una victoria para poder mirar hacia arriba». Juanjo Narváez es ambicioso para la puesta en escena de la UD en el reinicio liguero y, aunque considera que el objetivo es «ir partido a partido», reconoce que la intención del equipo pasa por «cortar la mala racha» que se arrastraba cuando se paró la competición, a mitad de marzo, con tres meses sin triunfos, «y sumar de tres en tres cuanto antes».

«Las sensaciones son muy positivas. Nos estamos haciendo al césped, a la pelota, a ponernos las botas. Además, mañana empezaremos a entrenar en dos grupos, en vez de en tres, y ya se va viendo la luz al final del túnel. Pienso que llegaremos de la mejor manera para afrontar los encuentros que vienen», añadió.

El atacante colombiano confía en poder arrancar «con la puntería al cien por cien» para cumplir su propósito de «ayudar al equipo», consciente, eso sí, del «desgaste» que implicará un calendario apretado con viajes de por medio. «Hay que prepararse tanto física como psicológicamente y estamos en ello. ¿Miedo a jugar? Lógicamente, por dentro tienes algo de que hay un mínimo riesgo, pero hay que afrontarlo de la mejor manera posible y llevarlo con normalidad. Somos profesionales».

Cedido por el Real Betis, quiso centrarse en el presente cuando se le abordó por si desea continuar en la disciplina amarilla («en el futuro se verá lo que pasa y habrá que hablar con el Betis cuando llegue el momento a ver qué piensan de mi situación»), y, en alusión al acuerdo económico al que llegaron jugadores y club para la reducción salarial, se limitó a declarar que en el vestuario todos están «contactos» con este pacto porque saben la situación en la que se encuentra la entidad por la crisis del coronavirus.

Por último, Narváez valoró la perspectiva de encarar partidos sin público: «Hay unas normas de seguridad que cumplir y eso debemos respetarlo. Será difícil y más cuando tengamos que jugar en casa, pero hay que aceptarlo».