Fútbol: Segunda División

Exigencia máxima para la Copa

11/09/2018

Las UD afronta el jueves su primera cita del torneo del KO con la clasificación como una cuestión de estado. La competición es prioritaria y se quiere dar buena imagen. El reporte económico que trae consigo llegar lejos, clave para las arcas del club.

Para algunos la Copa del Rey puede ser una molestia, una competición en medio de la temporada que solo distrae de lo realmente importante: la Liga. Incluso para la UD de la temporada pasada, mientras agonizaba en su lucha por salvarse, el torneo del KO era solo un dolor de muelas del que había que deshacerse cuanto antes.

Pero los intereses han cambiado para los amarillos. El objetivo del equipo este año será el de pelear al máximo en todos los compromisos. Se tiene a la Copa como una oportunidad inmejorable para repartir minutos entre los menos habituales y hacer sentir importante a toda la plantilla. Para esta campaña se ha confeccionado un plantel de lo más completo y extenso, por lo que Manolo Jiménez aprovechará el partido del jueves ante el Rayo Majadahonda (21.00 horas, Estadio Gran Canaria) para hacer rotaciones y sacar un once totalmente diferente al que goleó al Nástic (4-0) en el último compromiso liguero.

Pero, a pesar de esta transformación, saltará al césped un equipo competitivo que tendrá la obligación de ganar y pasar a la siguiente ronda. Hay que recordar que la eliminatoria será a partido único por lo que no hay margen de error. El club le da mucha importancia a la Copa y no admitiría una eliminación en casa y ante uno de los rivales más modestos de la categoría. La presión y el papel de favorito recaen en el lado insular.

Además, el montante económico que este torneo puede reportar si se alcanzan rondas avanzadas es muy importante, sobre todo si se tiene la suerte de cruzarse por el camino contra un Barcelona, Madrid o Atlético. Conjuntos todos ellos a los que le acompañaría una magnífica entrada al Gran Canaria y que volverían a situar a la Unión Deportiva en el foco nacional.

En cualquier caso, se tiene la convicción de que con la plantilla actual se puede apostar por la Copa del Rey sin aflojar en la Liga. Es más, con toda la competencia que hay entre los 24 profesionales que esta temporada integran el conjunto amarillo, existe la certeza de que esta competición puede suponer una ocasión ideal para utilizar a todos los jugadores. Los futbolistas que no disputen uno de los frentes, tendrá más protagonismo en el otro, y viceversa. Pero una derrota el jueves dejaría a los amarillos huérfanos de pelea demasiado pronto y supondría el primer revés serio de la era Manolo Jiménez.