«Esperemos que todo salga bien»

13/08/2019

Jonathan Viera ultima la recuperación de su lesión en Gran Canaria tras pactar su vuelta a la UD con el Beijing y todo va según lo previsto. Ayer se le realizó una placa en la costilla afectada y fue remitida a China para que allí la evalúen, aunque los resultados son inmejorables. «Ya estoy para correr y tengo sensaciones positivas», asegura el jugador

Es el nombre del momento, el futbolista que polariza toda la atención de la UD en puertas de arrancar la temporada 2019-20. Jonathan Viera apunta a fichaje estelar de Miguel Ángel Ramírez para disparar las prestaciones de la plantilla. Y con su cesión hasta enero encarrilada, cerrado el acuerdo club-jugador y el Beijing Guoan dispuesto al préstamo sin coste alguno para las arcas del Gran Canaria, el compás de espera no hace más que acrecentar las expectativas de una afición que contempla con ilusión el regreso de uno de los futbolistas de mayor impacto de la historia contemporánea de la entidad.

Viera ya está de regreso en la isla tras unos días de descanso en Ibiza y ayer tuvo una jornada frenética. Por la mañana se realizó una placa en la zona afectada por la fractura de su costilla izquierda y remitió las pruebas a los servicios médicos del Beijing con el fin de que fueran evaluadas en China. Pero el resultado de estos exámenes no pudo ser mejor. «Ya estoy para correr», reconocía Jonathan a su llegada, ya por la tarde, a la Ciudad Deportiva de Barranco Seco para someterse a los cuidados del fisioterapeuta Juan Naranjo. «Tenía para dos meses de baja, lleva uno y su evolución ha sido espectacular. Las pruebas así lo demuestran. Por lo que estamos observando, va a ser posible que pueda acortar los plazos», significaba Naranjo mientras aplicaba sus manos milagrosas sobre Viera.

«Esperemos que todo salga bien. Hay que esperar y debo tener todo el respeto por mi club, que es el Beijing. Allí me han tratado de maravilla y tanto yo como mi familia estamos muy agradecidos», admitía Viera sobre su futuro inmediato que parece ligado a la UD en forma de préstamo hasta 2020. «Lo importante es que la lesión se sane y todo va perfecto. Tengo sensaciones muy positivas y espero seguir igual en las próximas semanas. Tratarme con Juan Naranjo es una garantía y estoy notando muchísimo, y para mejor, todo el tratamiento que me está realizando», insistió.

El atacante no quiere interferir en el proceso que se está desarrollando para habilitar su regreso a Las Palmas, de ahí que mida muy bien todas sus palabras y declaraciones al respecto mientras la operación coge cuerpo. «Estoy centrado en mi recuperación y no es momento de hablar. Cuando llegue el momento, diré lo que tenga que decir. Pero, insisto, mi deseo es que todo salga bien y hay que ser optimistas», aseguró mientras se dirigía a las dependencias de la Ciudad Deportiva.

Tanto Viera como su representante, Iván Cristovinho, mantienen un contacto permanente con los ejecutivos del Beijing Guoan para saber en qué momento han de volar a Asia para mantener el encuentro que, se supone, será el definitivo para poder dar oficialidad a su regreso. La previsión es que antes de que acabe agosto se pueda producir ese último requisito impuesto por la entidad propietaria de los derechos del jugador para dar luz verde a su cesión a la UD: que Viera ofrezca evidencias de que su lesión está sanada y que puede competir sin riesgo para su integridad hasta enero.

Y a la luz de lo que dicen Viera y los servicios médicos de la UD, no habrá impedimento alguno para ello.

17:27 HORAS

Viera llega a Barranco Seco, ayer sin actividad en sus campos al estar la plantilla de día de descanso. El jugador había estado por la mañana pasando pruebas médicas y, tras almorzar un un breve descanso, acudió al tratamiento que se viene realizando en los últimos días para recuperarse de su lesión.

CONCENTRADO

Jonathan preveía realizar trabajo extra al ya planificado con el fisioterapeuta Juan Naranjo, de ahí que portara un par de zapatillas. Su semblante, relajado y sonriente, delataba que todo va como quiere. Lesión en fase de curación y el tiempo jugando a su favor para regresar a su casa, a la UD Las Palmas.