Fútbol: Segunda División

El presidente toma hoy la palabra

16/06/2019

Ramírez esbozará las líneas maestras del proyecto de la temporada que viene y desvelará varias incógnitas como la continuidad de David García, Momo y Toni Otero. Definirá la política que se seguirá con los fichajes, así como los recortes presupuestarios que tendrá que afrontar el club, y realizará un balance del curso pasado.

Miguel Ángel Ramírez comparecerá hoy, a partir de las 11.00 horas en el Estadio de Gran Canaria, ante los medios de comunicación para realizar el tradicional balance de final de temporada que cada año lleva a cabo al concluir el curso deportivo. Una semana más tarde de lo previsto, el presidente de Las Palmas, además de realizar la valoración de una campaña que tiene el suspenso asegurado, esbozará las líneas maestras del nuevo proyecto, que contará con un presupuesto mucho más austero, y la política de fichajes que seguirá el club ajustándose a su nueva realidad.

Además, el apartado de bajas será otra de las cuestiones que se encargará de aclarar el máximo dirigente. Una vez se han hecho oficiales las salidas de Nauzet Pérez, Gaby Peñalba y Fidel Chaves, toca conocer el futuro de dos iconos como Momo y David García. Tanto el guardameta grancanario como el centrocampista isleño acababan contrato a final del presente mes y el club comunicó a ambos jugadores que no se contaba con ellos para el próximo ejercicio. Fidel, por su parte, tenía contrato con el conjunto amarillo hasta junio de 2021, pero se llegó a un acuerdo con el futbolista para rescindir su contrato y así aligerar la masa salarial después de un curso irregular del andaluz.

Tampoco continuarán los cedidos, e incluso antes de que concluyera la temporada tanto Rafa Mir como Danny Blum ya se habían despedido. El no ascenso hacía imposible la permanencia de dos jugadores cuyo caché superaba con creces las posibilidades de Las Palmas.

Volviendo a los casos de David y Momo, se trata de dos cuestiones muy sensibles para el club. Pero, dada las circunstancias, el central cuenta con muchas más papeletas de quedarse que el extremo. El de Maspalomas, además del peso que tiene para la entidad al ostentar el récord de partidos jugados con la Unión Deportiva, ha contado para Mel, demostrando que a pesar de sus 37 años, le queda cuerda para rato. Momo, en cambio, ha tenido un protagonismo mucho más residual y sus lágrimas en el último partido en casa del pasado curso hacen presagiar la salida de un futbolista que acaba de cumplir su décimo año con la elástica amarilla.

Pero hasta ahora, la decisión más importante que ha tomado el club ha sido la de confirmar la continuidad de Pepe Mel. Se mantuvo la duda de quien sería el entrenador el próximo año hasta la conclusión de la temporada, pero tras llegar a un acuerdo con el madrileño, se confirmó que el club apostaba por seguir confiando en él a pesar de haber presentado unos números más que discretos en los meses que tuvo el equipo a su cargo. Sin embargo, tras tantos cambios en el banquillo, la UD espera haber encontrado en el exbético a la persona donde asentar un proyecto a largo plazo.