Fútbol: Segunda División

El Gran Canaria como medicina

30/11/2018

La UD Las Palmas se agarra a su fortaleza en casa, donde todavía no ha perdido, para superar la primera gran crisis de la temporada, que le ha costado el puesto a Jiménez y las posiciones de playoffs al equipo.

El mensaje interno que maneja el vestuario no admite dudas: borrón y cuenta nueva. De nada vale seguir dándole vuelta a lo ocurrido en las últimas semanas, especialmente en el bochornoso 1-4 frente al Cádiz del pasado sábado. El objetivo ahora es recuperar la moral, algo que solo da las victorias. Y todo es más fácil cuando la cita se celebra en el Estadio Gran Canaria. Las Palmas ha logrado 16 de los 22 puntos que suma en total en su feudo. En Siete Palmas todavía no ha perdido, tan solo ha recibido cuatro tantos y, en cambio, ha perforado 14 veces la portería de sus rivales.

Estos número como local, a pesar de que ha tenido algún empate de más, es de lo poco positivo a lo que se puede agarrar el representativo en este primer tramo de competición. Y en su segundo estreno en la isla, Paco Herrera espera que su reencuentro de una afición que lo idolatra tras lograr el ascenso hace tres años y medio, sirva para tapar heridas y marque el nuevo camino de la Unión Deportiva.

Herrera podría presentar una defensa inédita y totalmente diferente a la que salió contra el Cádiz

La cara que muestra el conjunto amarillo en Gran Canaria difiere mucho de la que suele dar a domicilio. De los ocho encuentro que ha disputado en casa, en cinco logró dejar la portería a cero. Una seguridad defensiva que será la principal obsesión del técnico catalán tras su traumático primer día. Para ello, Herrera podría sacar una zaga inédita y totalmente diferente a la que se hizo la foto en la última jornada. Dani Castellano por De la Bella, Cala y David García por Deivid y Mantovani, y Diego Parras por Álvaro Lemos. Transformación total en busca de soluciones.

A pesar de la complicada situación del equipo, que podría llegar al encuentro del Oviedo en la novena posición si el Almería gana, y a 10 puntos de los puestos de ascenso directo si el Málaga también hace lo propio, la afición amarilla estará con el equipo. Un apoyo que, en gran parte, se dará gracias a que será la primera comparecencia de Herrera en Siete Palmas tras su marcha hace tres temporadas.

Con este arrope, el cambio de cara en la línea de atrás, y un centro del campo más poblado -el técnico se plantea quitar al tridente para dar más equilibrio a la medular-, son los argumentos que la UD maneja para volver a ganar tras cinco jornadas sin hacerlo. Una empresa que será compleja puesto que enfrente estará un Oviedo que llega en forma tras vencer en sus dos últimos partidos, y que suma los mismos puntos que los amarillos.