Dos millones y medio por Timor

31/08/2018

Ramírez y Otero lanzan la última ofensiva por el jugador del Girona con unos números de récord entre lo que costaría su traspaso y lo que percibiría de ficha y hay optimismo por la voluntad del implicado

ETIQUETAS:

La UD dejó ayer cerrada «al 95%» la operación que ha de traer a Timor a Gran Canaria. Es el último fichaje que se pretende, el que pondría el broche a un verano frenético en altas y bajas. Miguel Ángel Ramírez y Toni Otero se han empeñado en darle a Jiménez la incorporación de David Timor, mediocentro del Girona, y «si todo va como tiene que ir», según matizan fuentes de la entidad, a lo largo del día de hoy se haría oficial su incorporación. No hay más margen, dicho sea de paso, porque a partir de la medianoche queda cerrada la ventana veraniega de compras.

La voluntad del presidente y del secretario técnico se traduce, también, en los números que comportaría el coste global de esta apuesta. Ni más ni menos que dos millones y medio de euros entre lo que percibiría el Girona en concepto de traspaso y lo que se embolsaría el futbolista de ficha, en virtud del acuerdo que ta tiene cerrado y el contrato que aguarda su rúbrica.

Por Timor han preguntado varios clubes como el Málaga y alguno, incluso, de Primera División, caso del Getafe. Pero hay una carta que juega a favor de la UD y que, se entiende, acabará siendo decisiva para su desembarco. Timor ya ha dicho que únicamente quiere salir del Girona para vestirse de amarillo y ponerse a las órdenes de Jiménez. La voluntad del valenciano, que se ha mantenido en las últimas semanas para alimentar las esperanzas de Las Palmas en unirlo a filas, constituye un importante motivo de optimismo en la entidad, que confía en sacar adelante una transferencia llena de complicaciones y que se ha dilatado hasta el último día. Timor ha estado en permanente contacto con los dirigentes de la UD y en todas las conversaciones, considerando que tiene vínculo en vigor con el Girona, les ha insistido en que se mantengan en la puja porque quiere venir. Y así ha transcurrido el verano, entre esperas y paréntesis que, llegados al 31 de agosto, exigen una resolución en una dirección u otra.

Así llega al último día la UD, pendiente del retoque que le falta y con los deberes muy avanzados. Ayer se refería al asunto Jiménez con cierta resignación. ««Tenemos que aparcar el verano en el aspecto futbolístico. Tenemos ya el grupo y si al final viene Timor, pues bienvenido. Pero el equipo está hecho. Y si no viene tenemos a un Fabio que está con un hambre que no veas y puede entrar en cualquier momento», explicaba al ser cuestionado directamente por Timor.

Pero lo cierto es que en las oficinas del club no se ha dejado de trabajar en ningún momento y lo que parecía frío, durante la jornada cogió maduración y se espera finiquitar en las próximas horas. Como ha sucedido con varios jugadores, la UD espera imponerse con billetera y, lo más importante, luciendo un proyecto deportivo imbatible y que ejerce de imán para los futbolistascon cartel que ha contratado.