Entrevista con Fabio González

«Demostraré que mi sitio está en el primer equipo»

01/12/2018

El mediocentro, considerado como una de las joyas de la cantera amarilla, acaba de renovar por cuatro temporadas confirmando las esperanzas que el club tiene en un futbolista que, aunque posee ficha con el filial, ya ha debutado tanto en Primera como en Segunda y trabaja diariamente con los mayores

— ¿Le dura la alegría tras su renovación por cuatro años con la UD?

— Siempre es ilusionante que el club de tu isla te renueve por tanto tiempo. Es una demostración de confianza, pero ahora me toca a mi demostrar dentro del campo que me he ganado esta continuidad.

— ¿Este nuevo contrato contiene alguna cláusula o letra pequeña que exija dar el salto al primer equipo la temporada que viene?

— Por ahora todos los años en el papel son en el filial. Lógicamente mi misión es que el año que viene o cuanto antes dar el salto al primer equipo. Pero sobre lo que he firmado, no hay nada escrito sobre eso.

— ¿Cómo gestiona el entrenar con el primer equipo y jugar casi todos los fines de semana con el filial?

— Es un año complicado sobre todo psicológicamente porque tengo que demostrar las cosas en un lugar en el que no entreno habitualmente. Yo lo veo como un año de transición por el que a veces uno tiene que pasar. En cualquier caso, trabajar con el primer equipo es un plus porque al final me entreno con los mejores.

— ¿Se le hace duro no saber con qué equipo estará cada fin de semana?

— Sí, sobre todo cuando hay dudas en el primer equipo y existe la posibilidad de que me puedan llamar. No sé si tengo que pensar en viajar a Coruxo, como ocurre esta semana, o si tengo que estar centrado en el Oviedo. Pero es algo con lo que tengo que lidiar, ser psicológicamente fuerte, ayudarme con los familiares e intentar que eso no me genere un problema a la hora de jugar los partidos.

— Al menos usted tiene motivos para estar contento gracias a Las Palmas Atlético. Viene de ganar al líder de Segunda B, que no es poca cosa...

— Estamos en un gran momento. Hemos dado continuidad a esa confianza que teníamos el año pasado, sobre todo en casa. Sabíamos que íbamos a tener nuestras oportunidades y que defendiendo así iba a ser más fácil. Mucha gente dice que no parecemos un filial porque somos un equipo muy maduro. Está siendo un buen año para Las Palmas Atlético. Y con el cambio de míster en el primer equipo supongo que la dirección deportiva busca una pequeña reacción que nos de ese empujoncito para acercarnos a los primeros puestos. Espero que Paco Herrera pueda encontrar esa fórmula para llegar arriba.

— Hablando de este cambio en el banquillo, ¿cree que con Paco Herrera tendrá más oportunidades?

— Yo le agradezco la confianza que tuvo conmigo Manolo Jiménez. Sé que él estaba en un aprieto porque el club exigía estar en los puestos de arriba, y aun así me daba oportunidades cuando no es nada fácil hacer jugar a un chico del filial en el primer equipo. Y menos cuando se tiene tanta presión, ya no solo por parte de la entidad, sino también de la afición. Sin embargo ahora todos empezamos de cero, aunque Herrera ya coincidió con algunos que estuvieron con él en aquel 2014-15 glorioso, pero a la mayoría no nos conoce. A mi me tocará seguir igual, ganarme su confianza como lo hice con Jiménez, intentar rascar minutos y demostrar que puedo estar ahí.

— ¿El nuevo técnico ha hablado con usted acerca de su situación?

— Sí, lo hizo tanto con Josemi como conmigo, que somos los que llevamos desde el principio de la temporada en la dinámica del primer equipo. Nos dijo que íbamos a seguir igual, entrenando a principios de semana con ellos y luego, dependiendo de las circunstancias del primer equipo, pues subiríamos o nos quedaríamos con el filial. Además, esta semana también nos preguntó que tal fue el partido, como era el rival y ese tipo de cosas. Se interesó por nosotros, y eso siempre es bueno.

— ¿Juan Manuel Rodríguez a quién se parece más como entrenador, a Paco Herrera o a Manolo Jiménez?

— Comparar al míster con cualquier entrenador es complicado. Juan Manuel tiene una forma peculiar de ver el fútbol, quiere mucha intensidad, controlar los partidos con la portería a cero y que aprovechemos nuestra calidad para ganar los encuentros. Este año hemos conseguido puntos fuera de casa que el curso pasado no lográbamos y estamos haciendo una buena campaña.

— Tras haber probado la miel en Primera el año pasado, ¿se le hace duro volver a empezar en Segunda B?

— Para nada. Hay jugadores en Segunda B con 100 partidos en Primera como es el caso del Cata Díaz, que aunque sea un jugador veterano tiene muchísima experiencia en la máxima categoría. Segunda B es una categoría en la que te sirve para aprender mucho, sobre todo a jugadores de filiales como nosotros, ya que nos hace progresar de una manera muy rápida. Este año y medio que llevo en esta división he madurado mucho con respecto a como empecé. He mejorado en el cuerpeo, en el tema físico y en otros muchos aspectos. Es una temporada bonita en el que esperamos no sufrir tanto como la campaña anterior.

— En cualquier caso, le será más fácil adaptarse de una categoría a otra. Imagino que Segunda B se asemeja más a Segunda de lo que se le parecía a Primera División...

— Está claro que a raíz de que vas bajando de categoría, la calidad va disminuyendo. Pero tanto Segunda División como Segunda B son ligas muy competitivas y complicadas. Es más, considero que Segunda es la competición más complicada de toda Europa. Yo que sigo el fútbol mucho, me he dado cuenta de que es una categoría muy complicada para ascender, para mantenerse... Si pierdes dos partidos seguidos te metes en puestos de descenso y si ganas dos entras en los Playoffs. Pero, respondiendo a tu pregunta, la similitud entre Segunda B y Segunda es mayor que con respecto a Primera y eso me facilita las cosas.

— ¿Maneja otro escenario que no sea tener ficha en el primer equipo la temporada que viene? ¿Se plantearía una salida si esto no sucede?

— Con esta renovación, pensar en irte de un club como Las Palmas es una locura. Lógicamente pelearé en el terreno de juego para demostrar que mi sitio está en el primer equipo. Pero si esto no se da, el año que viene seguiré trabajando para ganarme los minutos y continuar demostrando que puedo estar ahí.

— Usted que convive con ellos, ¿cómo ha visto al vestuario esta semana tras la debacle en Cádiz?

— Ha sido una semana difícil, el míster ya dijo en rueda de prensa que le pegaron un palo duro nada más llegar, y el vestuario también lo sintió así. Siempre es complicado llevarse cuatro goles, y más cuando el rival te adelanta en la tabla. Pero es algo que el míster valorará, analizará el partido y encontrará soluciones. Estamos bien, no creo que con jugadores tan veteranos como hay en esta plantilla un resultado haga desmoralizarse al equipo. Como dijo Deivid tras el choque, a veces un golpe de este calibre sirve para reaccionar a tiempo.