Moleiro celebra un gol junto a Sergi Cardona. / cober

Cláusula disuasoria con Moleiro: su libertad vale ahora 30 millones

La UD ya ha ejercido su opción preferencial que triplica el precio de salida del cotizado atacante tinerfeño

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

No tiene la UD a día de hoy ninguna oferta sobre la mesa por Alberto Moleiro, quizás el jugador que más se ha revalorizado en la última temporada, titularísimo, internacional en categorías inferiores y con aroma a jugador grande si, camino de los 19 años, mantiene su progresión y golpe de pedal. Ahora bien, tal y como informó este periódico en su edición del pasado sábado, el club ya ha comunicado a LaLiga que ha activado el derecho preferencial que tiene sobre el atacante para prolongar su contrato y, a la vez, subir su cláusula de rescisión de diez a treinta millones.

También ya lo sabe Olaf Bonales, agente de Moleiro y con el que se ha respetado el protocolo a la hora de actualizar las noticias respecto a su representado. Triplicar el precio de su libertad federativo va a tener un efecto disuasorio en posibles interesados que esperaban poder captarlo a un precio de mercado menos oneroso. Ante tal riesgo, la dirigencia encabezada por Miguel Ángel Ramírez ha obrado con rapidez y haciendo uso legítimo de su opción unilateral, como también ejecutó en los casos de Cardona o Coco anteriormente.

En la UD saben que Moleiro constituye uno de sus grandes valores patrimoniales y que, en condiciones normales, está destinado a protagonizar un buen traspaso, siguiendo la estela de Pedri, Roque, Vitolo o Viera, sin olvidar al meta Josep Martínez. Eso sí, lo que se da por hecho es que continuará como mínimo hasta junio. «Lo garantizo», avanzó el presidente en su comparecencia del pasado 9 de junio al referirse a su posible marcha inmediata.

El tinerfeño, de vacaciones en su tierra y que se ha dejado ver en una visita al CD Sobradillo, su equipo de origen, aguarda acontecimientos con la tranquilidad de saber que el futuro es suyo. No renuncia a poder progresar en una categoría superior, si bien ha podido cubrir de sobra sus listones consolidándose en su primera campaña con los profesionales y consciente, también, de que tiene asegurado protagonismo y rango a las órdenes de García Pimienta. Se ha hablado del Barcelona y de clubes extranjeros, pero nada formal hasta ahora. No altera los tiempos del club el martilleo de rumores porque se atribuye a lo esperado en estas fechas.

Y, por si acaso, este blindaje asegura un horizonte provechoso con el canterano: si se queda se sale ganando a nivel deportivo y si su agente fuerza una salida y logra un comprador, los parámetros económicos serán irrechazables. No se llegaría a 30 millones, pero por menos de la mitad, tampoco.

El tiempo juega a favor de los intereses de la UD, sin necesidad de desprenderse de nadie por el buen estado de su salud financiera. Lo que llegue, aseguran, que sea para mejorar y seduzca. De lo contrario, con Moleiro o con Cardona, otro que entra en las quinielas de posibles transferencias, se mantendrá la posición de fuerza para evitar subastas a precio de saldo. Con ambos se maneja el escenario de que arranquen la pretemporada con normalidad a las órdenes de García Pimienta a comienzos de julio y cubran la concentración prevista en Marbella. Puede que el paso de las semanas intensifique y acelere opciones. O puede que no.