La afición abarrota Siete Palmas con la llegada de la guagua de la UD