Tokio celebra con euforia su pase a octavos de final del Mundial