Sara Soriibes, durante un partido de la presente temporada. / nara seguros

Sara Sorribes: «Las bajas de Badosa y Muguruza son otro reto»

España se juega su presencia en las Finales de la Billie Jean King Cup con la jugadora española como número uno contra Países Bajos

ENRIC GARDINER Madrid

La Billie Jean King Cup (antigua Copa Federación) comienza este viernes con el combinado de Anabel Medina jugándose contra Países Bajos la clasificación para las Finales en la tierra batida de S'Hertogenbosch. Lo hará sin Paula Badosa y Garbiñe Muguruza, ambas aquejadas de problemas físicos. Un escenario que no es nuevo para la castellonense Sara Sorribes, que recogerá el papel de número uno para tratar de conseguir que España esté entre las mejores selecciones del mundo. Sorribes jugará este viernes contra Lesley Pattinama, después de que Nuria Párrizas abra la eliminatoria frente a Arantxa Rus.

- ¿Qué sensaciones tiene de cara a este enfrentamiento?

-Muy buenas. Somos un equipo que ya nos conocemos de otras eliminatorias y lo más importante es adaptarnos a las pistas de tierra, porque para algunas esta es la primera semana de la temporada que jugamos en tierra batida.

- ¿Cómo les han afectado las bajas de Muguruza y Badosa?

-Son cosas que pasan. Nosotras nos lo hemos tomado como otro reto, otra forma de unirnos y de intentar hacer un buen papel. Cada una tiene sus razones, han sido razones diferentes y nosotras intentaremos ir con todo lo que tengamos contra Holanda.

- ¿Aumenta la presión para usted? Pasa de ser número tres del equipo a número uno.

-Lógicamente, es diferente cuando sabes que tienes gente delante a cuando, por ranking, eres tú la primera. No significa nada que tengas jugar o no, pero la forma de afrontarlo es más o menos diferente. Por suerte tengo experiencia en esta competición y cada vez lo intento llevar mejor aprendiendo de las otras veces.

- Ya resurgió el espíritu de grupo en las pasadas Finales, cuando tampoco se pudo contar con Muguruza y Badosa.

-Yo creo que España siempre va a competir bien. Más allá del resultado, nosotras, y gran parte de los españoles, tenemos un carácter de luchar, de aguerridos, de peleones, y eso por nuestra parte no va a faltar. El resto ya no depende de nosotras, así que esa parte la daremos seguro.

- ¿Atraviesa el tenis español uno de los mejores momentos de su historia?

-Sí, creo que sí. Tener a dos jugadoras 'top ten' es algo muy positivo, y en chicos, tener la figura de Rafa (Nadal) es alucinante. Todos, tanto chicos como chicas, lo están haciendo muy bien y está siendo una época muy bonita para el espectador también.

-Ahora es más raro ver escenarios como el de la BJK Cup o el de la Davis, con un público completamente en contra.

-Yo creo que simplemente es diferente. Lo único que importa es que el público no sea irrespetuoso. Si animan y simplemente aplauden los aciertos de los suyos y algún error tuyo, como es normal en estas competiciones, se puede llevar. El problema es cuando puede haber una persona o poquita gente que se pasa de la raya y te pude afectar más.

- Personalmente, ¿cómo le afecta a usted?

-Tengo bastante suerte de que cuando juego no me entero de nada. Intento evadirme de todo. No he tenido muchos problemas, quizás la vez que más cuando debuté en Argentina en la Fed Cup, pero por ser un público más caliente. Lo llevé bien. Intento pensar mucho en lo mío y que no me afecte.

- Creo que hay pocas tenistas que conozcan mejor a Paula Badosa que usted. Han sido grandes amigas desde la infancia, ¿le ha sorprendido su explosión?

-No, la verdad que no. Siempre he pensado que Paula tiene mucho nivel, mucho potencial, desde la primera vez que la vi jugar. Para nada me sorprende que esté donde está.

- ¿Está preparada para ser número uno del mundo?

-No lo quiero decir para no meterle más presión de lo que ya supone. Pero sí la veo capaz de disfrutar del tenis durante muchos años y ojalá pueda conseguir grandes cosas. Más grandes todavía.

- ¿Les pilló por sorpresa la retirada de Ashleig Barty?

-Creo que Barty tenía unas aspiraciones diferentes en la vida. Siempre he pensado que tenía mucha clase, que estaba un poco por encima de todo. Me supo muy mal que se retirara, pero no me llegó a sorprender. Creo que es totalmente entendible y respetable. Me supo mal porque a mí me encantaba verla jugar.

- Para el aficionado también es una pena porque, después de tantas alternativas y vaivenes, Barty había conseguido dominar.

-Es que era muy buena. Entonces tenía que dominar sí o sí. Su forma de jugar me encantaba. Recuerdo que cuando jugué contra ella, durante el calentamiento, no conseguía ni darle a la pelota. Solo podía mirarla a ella porque me parecía alucinante tenerla delante, verla desde tan cerca. Tenía mucha clase.

Temas

Tenis