El equipo del resto del mundo posa con el trofeo de la Laver Cup conseguido ante Europa en Londres. / afp

Laver Cup

El resto del mundo deja a Federer sin fiesta final

Por primera vez en sus cinco años de historia, la Laver Cup que organiza en el helvético vuela lejos de Europa

ENRIC GARDINER

No hubo el mejor colofón final posible a la carrera de Roger Federer. El suizo, que se despidió del tenis profesional el viernes junto a Rafael Nadal, tampoco pudo celebrar un título este domingo. El equipo de 'El Mundo', con John McEnroe a la cabeza desde la dirección, se impuso por primera vez en la Laver Cup (13-8) gracias a una impecable jornada final.

Los 'villanos' del último fin de semana de la carrera de Federer, dieron la sorpresa después de cuatro ediciones como subcampeones. En Praga, Chicago, Ginebra y Boston, sedes de las cuatro primeras ediciones de la Laver, Europa siempre triunfó, con algunas victorias sonrojantes como la del año pasado, cuando batieron a sus rivales por 14-1, un resultado demoledor.

Europa, gracias a un Novak Djokovic fantástico el sábado, llegó a la última jornada con un cómodo 8-4 a favor en el marcador y la necesidad de ganar dos de cuatro partidos para asegurarse el título.

Matteo Berrettini y Andy Murray arrancaron el día con todo a favor para dejarse el campeonato en bandeja y se pusieron un set arriba ante Felix Auger-Aliassime y Jack Sock, pero el canadiense y el estadounidense le dieron la vuelta al marcador y levantaron un 4-2 en contra en el superdesempate para apretar la Laver.

Presión para Djokovic

La presión fue para un Djokovic que el sábado estuvo espectacular, con victoria aplastante en el individual y con contundencia también en el dobles. No había razones para pensar en una caída del serbio, que además comenzó con rotura a favor ante Auger-Aliassime.

El canadiense, con un bombardeo de golpes ganadores (conectó hasta 39) y con un servicio que despidió 13 saques directos, comió poco a poco terreno a Djokovic y se aprovechó de unos problemas en la muñeca derecha del serbio para inclinar el encuentro a su favor.

«He sufrido problemas en la muñeca derecha los últimos cuatro o cinco días. Empeoró con los partidos de ayer. No quiero quitarle méritos a Auger-Aliassime, hizo un partido espectacular», dijo Djokovic más tarde en rueda de prensa.

El canadiense se llevó el encuentro por 6-3 y 7-6 (3) y puso a Europa contra las cuerdas. Quedaban dos partidos por delante y los de Bjorn Borg tenían que ganarlos ambos. Y Stefanos Tsitsipas salió con la intención de lograrlo. El griego arreó trece golpes ganadores en la primera manga y parecía tenerlo todo bajo control ante Frances Tiafoe.

Pero el estadounidense reaccionó. Se llevó un segundo set igualadísimo, en el que tuvo que salvar cuatro puntos de partido en el 'tie break', y forzó un desempate a diez puntos en el que los nervios de Tsitsipas terminaron con la competición. El griego no fue capaz de controlar sus emociones, se merendó un parcial de 2-8 y fue Tiafoe el que terminó arropado sobre el cemento del O2 de Londres.