Garbiñe Muguruza, durante un partido en Pekín. / EFE

Garbiñe Muguruza sí estará en el US Open

Sin Carla Suárez, la número 16 del mundo será la gran baza española en el cuadro femenino del Grand Slam estadounidense

ENRIC GARDINER Madrid

Garbiñe Muguruza será la gran opción de la armada española en el Abierto de Estados Unidos. La finalista del Open de Australia y número 16 del mundo confirmó este martes a través de un comunicado su intención de disputar el próximo Grand Slam que se disputará entre el 31 de agosto y el 18 de septiembre, una vez superados los problemas físicos que atravesaba.

La hispano-venezolana tuvo que bajarse de los torneos de Lexington y Cincinnati que servían como preparación para el US Open por unas molestias en el tobillo, pero una vez se ha recuperado de ellas, podrá ser de la partida en un torneo que ya de por sí cuenta con muchas bajas.

Garbiñe Muguruza tomó ya un vuelo a Nueva York acompañada por su entrenadora, Conchita Martínez, y por el fisioterapeuta Cathrin Junker. Una vez aterrice en la ciudad estadounidense, se desplazará al hotel donde se hospeda y se someterá a la prueba del coronavirus. Si la supera y no hay contratiempos, podría estar entrenándose en las instalaciones de Flushing Meadows, donde también se está disputando el torneo de Cincinnati, a partir del jueves.

La noticia de la presencia de Muguruza en el US Open llega después de que Carla Suárez, número 69 del ránking, anunciase su baja por razones de salud y siguiendo el consejo médico de sus doctores.

El Abierto de Estados Unidos de 2020 cuenta con numerosas bajas en ambos cuadros, ya que en el masculino faltarán tenistas como RafaNadal y Roger Federer, mientras que en el femenino no estarán seis de las diez mejores jugadoras del mundo. Ashleigh Barty (1), Simona Halep (2), Elina Svitolina (5), Bianca Andreescu (6), que además defiende título, Kiki Bertens (7) y Belinda Bencic (8) no estarán presentes en las pistas de Nueva York.

Los tenistas llevan ya varios días en las instalaciones de Flushing Meadows, donde se ha creado una burbuja similar a la de la NBA para evitar contagios. Para ello, incluso las zonas VIP de la pista Arthur Ashe, la principal del torneo, se están utilizando como habitaciones para los tenistas. Estos tienen prohibidas las visitas a otras partes de la ciudad como el barrio de Manhattan.

Además, se realizan test de forma periódica y por ahora el único contagio ha sido el del preparador físico de Guido Pella y Hugo Dellien, lo que les expulsó de Cincinnati y obligó a realizar cuarentena pese a presentar ambos controles negativos.