Alcaraz celebra un punto en el partido frente a Cilic. / REUTERS

Octavos

Alcaraz saborea el sufrimiento

El murciano se impone en cinco sets a Cilic y vuelve a cuartos de final del US Open un año después

ENRIC GARDINER MADRID

Casi cuatro horas de partido, cinco sets y un antiguo campeón tumbado en la pista. A Carlos Alcaraz le costó como nunca, pero consiguió una de las victorias más sufridas de su carrera en los Grand Slams al imponerse al croata Marin Cilic (6-4, 3-6, 6-4, 4-6 y 6-3) y meterse en cuartos de final del US Open por segundo año consecutivo.

Alcaraz se queda como único representante español en el torneo, tras la derrota de Rafa Nadal ante Frances Tiafoe, y mantiene la posibilidad de ser número uno del mundo. Si gana el torneo lo tendrá asegurado y también si llega a la final y se mide ahí a cualquier tenista que no sea Casper Ruud. Si ambos se encuentran en la pelea por el título, el campeón se llevará el honor.

Y no fue sencillo seguir en la pelea por convertirse en el número uno más joven del mundo -superaría los 20 años y 8 meses con los que se sentó en el trono Lleyton Hewitt-. El murciano tuvo mucho que remar para inclinar a un Cilic que a sus 33 años ha rejuvenecido su tenis y está jugando no muy lejos del nivel que le hizo proclamarse campeón en Nueva York.

Tras un inicio arrollador del croata, que ganó los dos primeros juegos, Alcaraz tuvo que remontar para apuntarse todo a partir del 2-2. Fue un golpe encima de la mesa del murciano, al que respondió Cilic con un bofetón de golpes ganadores. Los once que engastó en el segundo parcial le sirvieron para nivelar el partido y demostrar a Alcaraz que el encuentro iba a ser más difícil que los que el español le ganó este año en Miami y Madrid.

Las marchas de Cilic bajaron en el tercer parcial y Alcaraz hizo sangre de los quince errores no forzados del croata para coger una ventaja que parecía definitiva. Sobre todo, cuando dispuso de cinco bolas de rotura en el cuarto parcial que le dejaban con el partido en bandeja. Alcaraz perdonó, cedió su saque y luego desperdició otras dos pelotas sobre el saque del croata. Se le escapó el set de la sentencia y se metió de lleno en el sexto partido a cinco sets de su carrera.

Mimbres de campeón

Su registro de cinco victorias y una derrota (ante Berrettini este año en Australia) animaba al optimismo, pero Cilic comenzó con rotura a favor en el primer juego. La amenaza era más grande que nunca, pero Alcaraz respondió con sus mimbres de campeón. Cuatro juegos seguidos se apuntó el español, que ya no concedió ninguna oportunidad más con su servicio y selló su pase a los cuartos de final del US Open, repitiendo la hazaña del año pasado.

Con este resultado, Alcaraz se coloca número dos del ranking de manera provisional, solo por detrás de Rafa Nadal, que aún tiene 710 puntos de ventaja respecto al murciano. Necesitará llegar a la final para superarle, siempre con un ojo puesto en lo que haga Ruud, que se mide a Berrettini por un puesto en semifinales.

Alcaraz se enfrentará este miércoles a Jannik Sinner, que también lo pasó mal para eliminar al bielorruso Ilya Ivashka (6-1, 5-7, 6-2, 4-6 y 6-3). Será la oportunidad para vengar las derrotas ante Sinner este año en los cuartos de Wimbledon y en la final de Umag. La rivalidad entre dos de los mejores jóvenes del mundo está igualada a dos victorias para cada uno, pero las de Sinner llegaron este año y las de Alcaraz en París 2021 y un Challenger en Alicante en 2019.