Rafa Nadal celebra un punto en el duelo ante Nishikori. / AFP

Conde de Godó

Nadal supera la montaña rusa

El español se impone a Nishikori con un rosco de por medio, pero dejándose de nuevo un set

ENRIC GARDINER

No está siendo un cómodo Conde de Godó para Rafael Nadal. Después de dejarse un set ante un rival fuera del 'top 100' como Ilya Ivashka en su debut, Nadal vivió una montaña rusa contra Kei Nishikori, un doble campeón en Barcelona, y se sobrepuso (6-0, 2-6 y 6-2) para acceder a los cuartos de final de un torneo que ha ganado en once ocasiones.

Salió el sol en la ciudad condal y parecía que con ello empezaba a sonreír más Nadal, que arrasó al japonés en un primer set inmaculado. Había vuelto el mejor Nadal. Apenas perdiendo siete puntos al saque, sin cometer errores y rompiendo en dos ocasiones el servicio de Nishikori. Los juegos largos, importantes, también caían de su lado y por mucho que el nipón lleve tiempo fuera de su mejor nivel, debido sobre todo a las lesiones, el 6-0 era una llamada de atención a quienes dejaron de creer en sus opciones de título por el lento inicio ante Ivashka.

Pero empezó a calentar Nishikori. Su revés, su mejor arma, cogió calor y logró hacer daño a Nadal. Metiéndose en pista, atacando y forzando las tuercas del español por un rato el japonés olvidó que ha caído hasta el puesto 39 del ránking y que una vez fue 'top 10', ganó dos veces este torneo (2014 y 2015) y disputó una final de Grand Slam.

Se creció y con ello se llevó el segundo parcial. Volvió a meter miedo a la grada española en Barcelona. Unos 1.000 aficionados, el máximo que puede entrar al recinto, que no quería asistir al adiós del ídolo local. Y las alarmas saltaron cuando Nadal enfrentó un 0-40 en el primer juego del tercer set. Verdaderos aprietos porque Nishikori estaba jugando como los ángeles y Nadal tuvo que solventar la situación como pudo.

Soltó un grito al aguantar el saque y cercenó la resistencia de Nishikori. Cuando el japonés se colocó 0-40 dos juegos después, no pudo emular la remontada de Nadal. El balear escaló hasta el 4-1, erró dos bolas para el 5-1 y evitó que su rival recuperara el 'break' cuando salvó una pelota de rotura con 4-2. La montaña rusa en la que se convirtieron estos octavos de final terminó con un golpe ganador paralelo de Nadal, que volvió a infligir un 6-0 por primera vez desde el pasado torneo de Roland Garros y que pasa a cuartos de final dejándose dos sets por el camino, la primera vez que le ocurre desde que debutara en Barcelona en 2005.

Ahora, su rival será el británico Cameron Norrie, que venció a David Goffin por 6-0, 3-5 y retirada del belga. Será el segundo choque entre Nadal y Norrie, que ya se vieron las caras en el pasado Abierto de Australia con victoria en tres sets para el español.

En el resto del torneo, la armada española despidió a Roberto Bautista. El castellonense cayó a manos de Jannik Sinner, su verdugo en Miami y Dubái, por 7-6 (9) y 6-2. Tampoco pudo avanzar a cuartos Albert Ramos, al que apartó Andrey Rublev en un encuentro de más de dos horas y media por 6-4, 6-7 (4) y 6-4. Además, Felix Auger-Aliassime derrotó a Denis Shapovalov (6-2 y 6-3), mientras que Stefanos Tsitsipas venció a Alex de Miñaur (7-5 y 6-3) y Diego Schwartzman, a Corentin Moutet (6-4 y 6-2).