Rafa Nadal golpea la bola. / Foto: Sebastien Nogier (Efe) | Vídeo: EP

Lesión

Nadal dice adiós a lo que resta de temporada

Las molestias que sufre en el pie izquierdo obligan al balear a perderse los torneos que quedan hasta final de año

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Pésimas noticias para Rafa Nadal y el tenis mundial. El balear se perderá lo que resta de temporada a causa de las molestias en el pie izquierdo que arrastra desde hace tiempo y que ya motivaron su renuncia a disputar la última edición de Wimbledon y a participar en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Así lo anunció el manacorí este viernes en un comunicado en el que da cuenta del padecimiento que le aqueja y que le impide competir en las condiciones que desearía. «Desgraciadamente tengo que poner fin a la temporada 2021. Sinceramente llevo un año sufriendo mucho más de lo que debería con mi pie y necesito tomarme un tiempo. Después de haberlo hablado con el equipo y familia se ha tomado esta decisión y creo que es el camino a seguir para intentar recuperarme y recuperarme bien», señaló el mallorquín.

Nadal se perderá el Abierto de los Estados Unidos, que comienza el 30 de agosto, por segundo año consecutivo, ya que en 2020 no defendió el título que había conquistado en 2019 (al igual que en 2010, 2013 y 2017) a causa de las complicaciones derivadas de la pandemia del coronavirus. Una ausencia que, sumada a las del suizo Roger Federer, que volverá a pasar por el quirófano para intentar subsanar los problemas que sufre en la rodilla derecha, y el austríaco Dominic Thiem, vigente campeón del US Open que tampoco podrá estar esta vez por una lesión en la muñeca derecha, allana el camino de Novak Djokovic hacia el que sería su cuarto título en Flushing Meadows, lo que colocaría al serbio como el más grande de todos los tiempos con 21 'majors'.

El español padece una enfermedad congénita en el pie, conocida como Müller-Weiss, que está provocada por la deformación del escafoides. El problema, detectado en 2005, fue corregido con unas plantillas hechas a medida, pero el balear ha vuelto a sufrir molestias en los últimos meses que le han llevado a tomar la decisión de apartarse de las pistas para intentar reponerse definitivamente.

Duro golpe

El anuncio supone un duro golpe para el circuito, que perderá a uno de sus activos más destacados. Ganador de 20 torneos del Grand Slam, los mismos que Roger Federer y Novak Djokovic, el actual número 4 del ranking mundial ha tenido que lidiar con su maltrecho físico desde que comenzó la campaña. Su balance en 2021 se reduce a 29 partidos, con su saldo de 24 victorias, 5 derrotas y dos títulos: Conde de Godó y Masters 1.000 de Roma.

Su calvario se recrudeció a partir de Roland Garros, torneo fetiche que el balear ha conquistado en trece ocasiones pero en el que esta vez sucumbió a manos de Djokovic en semifinales. Desde entonces solo volvió a pisar las pistas a comienzos de agosto en Washington, donde cayó en tres sets contra el sudafricano Lloyd Harris, número 50 del ranking, en dieciseisavos de final. Posteriormente se retiró sin competir en el Masters 1.000 de Toronto y renunció al Masters 1.000 de Cincinnati.

«Es un año en el que me he perdido cosas que me importan mucho, como Wimbledon, como son los Juegos Olímpicos, o como va a ser ahora el Abierto de Estados Unidos o muchos otros eventos que son también importantes para mí. En vista de que durante este último año no he tenido la capacidad de poder entrenarme y prepararme y competir de la manera que realmente me gusta hacerlo, llego a la conclusión que lo que necesito es un tiempo para recuperarme», indicó Nadal en sus redes sociales, en las que adelantó que llevará a cabo con su equipo un minucioso examen para tratar de revertir sus problemas en el pie. «Vamos a cambiar una serie de cosas para intentar entender cuál ha sido la evolución del pie en estos últimos tiempos. No es una lesión nueva, es una lesión que tengo desde el 2005», incidió el balear, que además de en el US Open, no podrá participar en el Torneo de Maestros ni en la Copa Davis.

A pesar de ello, Nadal aseguró que empleará todas sus fuerzas para regresar más fuerte. «Os prometo que lo que voy a hacer es trabajar fuerte para intentar seguir disfrutando de este deporte un tiempo más», garantizó el tenista, de 35 años.