Masters 1.000

Una lesión en los pectorales impide a Nadal ganar en Indian Wells

Los dolores en las costillas lastraron al español, aunque su orgullo y fortaleza mental le permitieron al menos competir en el segundo set ante Fritz

AMADOR GÓMEZ Madrid

Una lesión en los pectorales que le obligó a ser atendido en los vestuarios tras estar desaparecido en la pista y perder con claridad el primer set ante el estadounidense Taylor Fritz impidió a Rafa Nadal conquistar este domingo el Masters 1.000 de Indian Wells. En el mejor inicio de temporada de su carrera, que se quedó en 20 victorias consecutivas, Nadal sufrió su primera derrota del año y no pudo adjudicarse su cuarto título de 2022 tras sus éxitos en el torneo de Melbourne, el Open de Australia y Acapulco. Los dolores en las costillas lastraron a Nadal en una final en la que no dejó de sufrir, sobre todo con el saque y el revés, y fue superado por el jugador californiano, que a los 24 años conquistó el segundo título de su carrera tras el que consiguió en 2019 en Eastbourne.

El tenista balear cayó ante Fritz, número 20 del mundo, por 3-6 y 6-7 (5-7) en una final de más de dos horas inesperadamente desequilibrada. Nadal estuvo siempre muy mermado físicamente, aunque su orgullo y fortaleza mental le permitieron al menos competir en la segunda manga tras precisar asistencia médica, al comprobar que no tenía capacidad para plantar cara al californiano. En semifinales Fritz sufrió también una lesión en el tobillo derecho y ni siquiera pudo terminar este domingo el calentamiento previo a la final, pero aprovechó el mal momento físico del español para sorprender con el título en su tierra.

El cuarto título de Nadal en Indian Wells, donde no levanta el trofeo desde 2013, tendrá que esperar, porque el manacorense, que cometió numerosos errores no forzados, estuvo a años luz de su nivel contra un Fritz que se exhibió con su golpe de derecha desde el fondo de la pista y no sintió la presión ni siquiera cuando el español mejoró y reaccionó con carácter en el segundo set. El estadounidense aguantó frente a la calidad de Nadal y fue abriendo el camino hacia el título contra un rival que no dejó de transmitir malas sensaciones, tan limitado como estaba para dar la vuelta a un marcador que Fritz casi siempre tuvo a su favor, aunque el viento estuviese en su contra en el segundo set.

Un 0-4 de inicio

Nadal no pudo por tanto igualar el número de Masters 1.000 de Djokovic, que atesora 37, frente a los 36 del español. El serbio, ahora fuera de la lucha en los grandes torneos -hasta mayo en Roland Garros- por su rechazo a vacunarse contra el coronavirus, llegó a firmar un comienzo de temporada inalcanzable de 41-0 en 2011, y hace dos años logró 26 triunfos consecutivos. Nadal se quedó por tanto a seis victorias de la segunda mejor marca de la historia.

Con 35 años, después de frenar al jovencísimo Carlos Alcaraz en semifinales en un gran duelo generacional, entre el presente y el futuro del tenis español, Nadal padeció muchísimo ante Fritz a causa de sus dolores, especialmente al conectar su revés. El estadounidense, sin embargo, no se sintió superado ni en los momentos de mayor igualdad y agobio, aunque desperdició una bola de partido y no pudo evitar el 'tie-break'. En su primera final en un Masters 1.000, el estadounidense dio un golpe importante desde el principio con un 0-4 de inicio frente a un Nadal desconocido, que sin embargo, después volvió a sacar a relucir su raza de campeón.

Nadal partía como cuarto cabeza de serie en Indian Wells, pero tras remontar ante Sebastian Korda en su debut en un partido que tenía perdido, volvió a sobreponerse al sufrimiento frente a Dan Evans, Reilly Opelka y Nick Kyrgios, para citarse con Alcaraz en el último cruce previo a la final. Ante quien está llamado a ser su sucesor, que según Nadal «tiene todos los ingredientes para ser un campeón increíble», el ex número uno del mundo volvió a ejercer de maestro en semifinales, pero el físico no le permitió triunfar en el partido definitivo.